27 de Enero de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Medio Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
Zapatero y Pablo Iglesias, este mes de julio

La pregunta de Cayetana sobre Zapatero que explica su amistad con Maduro

ZP genera un escándalo internacional por su respaldo cerrado a la "farsa electoral" de Venezuela y la diputada del PP le "interroga" sobre algo grave que no ha querido responder.

| El Retuitero Opinión

 

 

La relación de José Luis Rodríguez Zapatero con Nicolás Maduro, y con el chavismo en general, ha hecho correr ríos de tinta desde la noche de los tiempos. Y la apuesta del expresidente del Gobierno por los pactos de Sánchez con Podemos, ERC y Bildu no le ha servido, precisamente, para disipar las críticas y sospechas hacia él.

Por si fuera poco, ZP se ha ido a Venezuela a ejercer de supuesto "observador internacional" de la farsa electoral del Régimen chavista, en la que no participa la mayoría de la oposición, destinada a blanquear el autoritarismo de un cacique que aspira a dominar todos los resortes del poder por lo civil o por lo militar.

Que en ese contexto de represión y hambruna, denunciado incluso por la nada "liberal" Amnistía Internacional, todo un expresidente español se dedique a barnizar los excesos del sátrapa caraqueño resulta sorprendente y excita dudas y sospechas como la lanzada por la diputada popular Cayetana Álvarez de Toledo, directa al mentón del socialista:

 

 

Cabe recordar en este punto el oscuro episodio, investigado por la Fiscalía Anticorrupción, que vincula al exembajador de Zapatero en Caracas, Raúl Morodo, con la obtención de 35 millones de euros del Gobierno chavista. Y también conviene señalar, en este punto, las siniestras relaciones de la consultora de cabecera de Podemos, Neurona, con los mismos terminales venezolanos. ¿Mera casualidad todo?

 

 

Todas esas dudas se agravan por la rapidez con que Zapatero ha apoyado unos comicios en los que no han participado ocho de cada diez venezolanos, pese a lo cual el socialista ha corrido como alma que lleva el diablo para reconocer los resultados y, aún más, reclamar a la Unión Europea que retire las sanciones contra el régimen liberticida.

 

 

Quizá el economista Rallo haya ofrecido la mejor respuesta tuitera con un resumen en apenas 140 caracteres que lo dice todo: no es Venezuela lo que le importa a Zapatero, sino su amigo Maduro, el sucesor de Hugo Chávez, mentor de los inicios de Podemos o de muchos de sus fundadores. ¿Por qué? Ésa es la cuestión.