| 01 de Diciembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía

Los dos minutos virales de tensión cara a cara de Carmen Calvo y Pablo Iglesias

El pulso entre PSOE y Podemos alcanza el clímax con una bronca discusión pública entre los dos "ex" más célebres del Gobierno de coalición entre PSOE y Podemos.

| Mr. Meme Opinión

Son apenas dos minutos, pero en tan poco tiempo se concentra toda la tensión entre dos personajes clave de la política de los últimos años y, también, todas las tiranteces entre el PSOE y Podemos, teóricos socios de Gobierno.

La enganchada entre Carmen Calvo y Pablo Iglesias, tertulianos fijos de Hora 25 en la Cadena Ser, se ha hecho muy viral por su evidente significado: todo lo que no se pueden decir directamente Pedro Sánchez y Yolanda Díaz o Ione Belarra, se lo dicen ambos exdirigentes, en un ejercicio de transparencia involuntaria que muestra todas las vergüenzas de la "coalición Frankenstein".

Los reproches sobre el peso de cada partido, sus diputados, el respeto que se tienen y la opinión que le merece a cada uno el otro volaron sobre el estudio de Aimar Bretos, con frecuentes varapalos recíprocos coronados por una de las sentencias habituales de Iglesias, que mantiene intacta su arrogancia:

 

"Podemos y Yolanda Díaz han ganado ya. Es imposible que no haya derogación de la reforma laboral porque es una batalla ganada ya en lo social, que cuenta con el apoyo de los sindicatos y de toda la gente de izquierda", dijo ante una atónita Calvo, que tampoco se mordió la lengua.

Lluvia de zascas

"Yo tendría una respuesta o, un apunte, a lo que ha dicho Pablo bastante fácil, porque yo creo que él ha querido decir una cosa con el contenido y otra con la forma. Ha sido un poco disfuncional. Ha venido a decir: ‘Aquí no pasa nada, esto ya está hecho, se lo ha apuntado Yolanda’. Ha sido un poco disfuncional lo que pretendía decir con las palabras y lo que ha dicho con el contenido. Eso es lo que le podría contestar, pero no lo voy a hacer", ironizó con una mueca de rechazo evidente.

Lo más curioso de todo fue la confesión de Iglesias de que está muy lejos de haberse apartado de la política, con una perorata delatora: "Algunos se creen que siguen gobernando en solitario, pero eso se ha terminado. Al socio de gobierno se le respeta (...) Lo que he trasmitido a los míos es relax y sonrisas. Hay que templar gaitas, hay que tomar distancia del ruido, hay que tomar distancia del tono. Yolanda ya ha ganado".