22 de Junio de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Carolina Darias, ministra de Sanidad
Carolina Darias, ministra de Sanidad

Basta Ya: la sanidad "No Covid" está paralizada en España

La detección precoz del cáncer, las listas de espera en especialidades y las intervenciones quirúrgicas no aguantan más demoras: es una urgencia nacional abordarlo todo.

| Antonio Alarcó Opinión

 

Que la Sanidad Española es una de las mejores del mundo (ahora devastada) es una evidencia científica contundente y que además representa una historia de éxito permanente  que está en el ADN de todos los españoles de todas las ideologías y comunidades y ciudades autónomas.

Es verdad que en estos momentos de pandemia está siendo devastadora para el sistema sanitario y que precisa una actuación enérgica urgente y coordinada para reconvertirla.

El centro del sistema sanitario “tiene” que ser el ciudadano enfermo y después el profesional, que no siempre ha sido así y por eso se han hecho ciertas cosas mal que es el momento de corregirlo.

El cambio de paradigma NO como opción sino como obligación tiene que realizar la reforma urgente del sistema para que pueda sobrevivir la equidad y sostenibilidad,  dos principios inmutables a mantener y prestar el servicio sanitario de forma correcta.

 

El principio constitucional de que este país tiene 17 y 2 ciudades autónomas no tiene nada que ver con que haya 17 sanidades distintas y 1 INGESA (Ceuta y Melilla). Pues una cartera de servicio universal con un pacto por la sanidad es imprescindible para la correcta reconstrucción del sistema, donde también se dedique más espacio a la prevención y no sólo a la enfermedad.

Una reforma profunda y actual de lo concerniente al personal sanitario, con más de 117.000 contagiados, con sueldos míseros, interinidad injustificada, reconocimiento de profesión de riesgo, la COVID como enfermedad profesional, nuevas especialidades (urgencias, genética, genómica etc…) son motivos suficientes para realizar YA una reforma profunda y decidida.

Las listas de espera es una patología del sistema que en estos momentos es angustiosa y que precisa una estrategia-plan de abordaje de la misma.

Este problema angustioso que está produciendo un aumento importante de la morbimortalidad de las patologías y que no puede esperar un solo día más

La utilización de todos los medios públicos (horarios expansivos y todos los días) y  concertadas, es algo imprescindible  que con transparencia y manteniendo los derechos de los enfermos íntegros hay que abordar. Como decimos en la UE los países signatarios del tratado de Maastricht, la modificación de Amsterdam y el tratado de Lisboa, (donde pudimos estar presente en varias sesiones), la sanidad será de financiación pública con provisión de servicios libres que la haga quien la haga con un sistema de acreditación europeo.

La prioridad de las enfermedades prevalentes con una clasificación clara es una obligación inmediata para abordar este problema angustioso que está produciendo un aumento importante de la morbimortalidad de las patologías y que no puede esperar un solo día mas.

Los planes de diagnóstico precoz y de prevención de cáncer de colón, cáncer de mama, ictus, código riñón etc… no permiten más demora.

La falta de reacción de Carolina Darias

La pandemia ha hecho que todo esto sea mucho más grave pero que no se arregla con el manejo de la inercia como parece que se está haciendo desde el Ministerio de  Sanidad. No hacemos política con la sanidad sino política sanitaria de evidencia.

Vaya por delante que como hemos escrito y dicho muchas veces el cambio de nombre del Ministerio de Sanidad es imperioso y debe ser de SALUD. La genómica, medicina personalizada y de precisión, un enfoque global más en el prevención que en la enfermedad, Plan Nacional de Oncología, prevención del Suicidio y enfermedades mentales, evitar duplicación y triplicación de medios y servicios y la creación de Centros de referencia nacional todo dentro de una sanidad en el espacio comunitario europeo, son pautas imprescindibles para garantizar la equidad y sostenibilidad del sistema.

El concepto de ONE HEART, una sola salud donde esté implicada la sanidad, la sanidad animal y el medio ambiente es una necesidad objetiva del sistema  del cambio de paradigma necesario con interconexión digital permanente entre ellos. 

 

Es evidente que la pandemia ha supuesto un bloqueo general de la sanidad NO COVID. La asistencia primaria se ha colapsado y sigue sin recuperarse.

Los hospitales de tercer nivel (alta tecnología) han tenido y siguen teniendo un gran problema para atender la cartera de servicios que tienen y que se han acentuado con la pandemia y en muchos casos convertido en “ hospitales de infecciosos” perdiendo la posibilidad de ser centros donde el 73% de su actividad, sea quirúrgica y tiene que seguir siendo así.

El miedo al contagio de los pacientes (y es real) y de los profesionales ha hecho que disminuya la actividad quirúrgica más de un 40% incluido en el mundo de los trasplantes aunque en este campo seguimos siendo los primeros del mundo en donación y trasplantes.

Estudios recientes de las listas de espera han puesto de manifiesto que pacientes de cirugía general, traumatología, oftalmología, cirugía maxilofacial, otorrinolaringología y neurocirugía son las especialidades más afectadas y con mayor lista de espera.

Diversos estudios han puesto de manifiesto que la pandemia ha hecho que las intervenciones quirúrgicas diarias que se realizaban en nuestro país han disminuido 70% y en cifras 25.000 en 2019 pasamos a 7.000.

Las listas de espera en general (quirúrgicas, consultas y pruebas complementarias) ha hecho que los retrasos en los diagnósticos, la evolución de patologías con problemas de posibles agravamiento de enfermedades, en definitiva que más complicaciones, resultados peores, mas costes. BASTA YA.

 

Antonio Alarcó Hernández. Catedrático de Cirugía. Director de la Cátedra de Telemedicina, Robótica y Telecirugía. Senador. Portavoz de Sanidad.