23 de Enero de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Medio Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
Pedro Sánchez y el Rey Felipe

El referéndum sobre el Rey ya se ha celebrado y ha arrasado al Gobierno

El Gobierno ha fracasado en su ataque a la Corona y los españoles lo han demostrado de una manera contundente e inesperada para los autores del desafío.

| Fernando de Rosa Opinión

 

El 24 de diciembre, día de Nochebuena, todos los españoles fuimos convocados por el Vicepresidente Pablo Iglesias, con el consentimiento cómplice del Presidente del Gobierno, a participar en un referéndum a las 21 h frente a nuestras televisiones.

En este referéndum no se imprimieron papeletas ni existían urnas, solo bastaba con escuchar o no  el discurso del Rey Felipe VI ante las pantallas de televisión. El resultado lo conocimos de forma inmediata: el discurso fue seguido por casi 11 millones de españoles, un 71% de tasa de audiencia televisiva.

Un éxito rotundo que se convirtió, de rebote, en un fracaso absoluto de aquellos que fomentaron el boicot al discurso de Su Majestad el Rey. Pero ahí no quedó la cuestión, ya que el discurso fue ampliamente aplaudido por los españoles llegando a una cifra de un 64% de aceptación, e incluso casi una tercera parte de los votantes de Podemos se declararon fieles seguidores de la Monarquía y un 72.2% concluyeron que Felipe VI es una persona honrada.

Los españoles no caímos en la trampa diseñada por el neo-comunismo y los socios blanqueados de Sánchez, de rechazar la Monarquía con un gesto en forma de apagón televisivo, e incluso tras escuchar el mensaje navideño, nos pusimos a cenar hablando de lo que nos preocupa durante estas fechas: de aquellos familiares y amigos que no hemos podido ver en estas fiestas, de la preocupación por la pandemia y la crisis económica que ahoga a muchos hogares.

 

No nos pusimos a discutir sobre monarquía o república, ya que esta cuestión solo preocupa a un 0.3 % de los españoles según el CIS de Tezanos.

Pablo Iglesias quería evidenciar que la Monarquía había pasado a la historia, pero lo que realmente pudimos comprobar es que el neo-comunismo que él y  su corte de guerrilleros bolivarianos y bolivarianas, simplemente representan una  ideología caduca y oscura que únicamente puede sobrevivir en nuestra sociedad envenenando la convivencia y fomentando el enfrentamiento.

Hoy en día en España, como ocurre en el resto de Europa, no serían más que una anécdota molesta si no fuera por obra y gracia del sanchismo que nos gobierna.

Estamos a punto de finalizar un año que nos ha sumido en una clara depresión colectiva, hemos pasado angustia y miedo por causa de una enfermedad inicialmente desconocida, hemos llorado por 80.000 personas fallecidas en soledad,  nos hemos emocionado comprobando que los héroes existen y son de carne y hueso.

Casi una tercera parte de los votantes de Podemos se declararon fieles seguidores de la Monarquía y un 72.2% concluyeron que Felipe VI es una persona honrada

Hemos visto como tras la pandemia sanitaria se abre paso la pandemia económica, por eso las palabras de nuestro Rey constitucional, Felipe VI, fueron una verdadera vacuna contra el desaliento y pesimismo.

En la retransmisión televisiva vimos a un Jefe de Estado cuyo poder está en la Constitución que le acompañaba en una mesa lateral, un Jefe de Estado que da estabilidad a un país que sufre, reflejado en la fotografía de él mismo con la Princesa de Asturias en el acto de homenaje a las víctimas del Covid-19.

Sus palabras más repetidas fueron: los principios éticos, la Constitución, la pandemia, la crisis, el esfuerzo, los jóvenes y la esperanza. Pero sobre todo, nos supo transmitir con sencillez que “los españoles hemos superado momentos graves desde la unidad, la determinación y la seguridad en nosotros mismos”.

Palabras que suponen una verdadera hoja de ruta para superar los momentos complicados actuales, palabras totalmente contrarias al discurso de enfrentamiento, división, conflicto, y ruptura que envuelven el discurso de los neo-comunistas de Podemos, de los socios blanqueados del sanchismo y en definitiva, muy alejadas del discurso de Pedro Sánchez que deja hacer y decir. Sin duda, han perdido el referéndum los que apostaron contra la Monarquía