24 de Julio de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Santiago Abascal
Santiago Abascal

El día que VOX “pidió” el cierre de Telecinco y el “despido” de Jorge Javier

El Merlosplace tiene incluso repercusiones políticas, muy sonoras, algo folclóricas y en todo caso estruendosas. Las resume esta pelea tuitera.

| El Retuitero Opinión

 

 

El culebrón de Alfonso Merlos, con Javier Negre como estrella invitada, es el “pan y circo” actual en tiempos de pandemia: un entretenimiento, no sin bochornos, para olvidarse durante un rato del inmenso drama sanitario y económico que padece España. Y padecerá, desgraciadamente, por mucho maquillaje que se le quiera echar al asunto.

El show retroalimenta horas y horas en los dos canales de Mediaset, Telecinco y Cuatro, en programas informativos como el de Joaquín Prat y el de Risto Mejide o en los de entretenimiento como el célebre Sálvame de Jorge Javier Vázquez.

La mezcla de información sanitaria, bronca política y casquería está siendo histórica, con un a menudo sonrojante combinación de datos terribles con pantalones ligeros y despliegue textil de faldas más propio de la pasarela Cibeles.

 

Y alguna que otra bronca política de altura, como la que escenifican VOX y Jorge Javier Vázquez con Javier Negre entre ellos batiéndose el cobre y lanzándose a cuantas hogueras se prendan con serias posibilidades de salir achicharrado. Es sin duda el enfrentamiento a cara de perro más llamativo y a la vez folclórico del momento.

El periodista presume de que su programa es de "rojos y maricones", convierte el Merlosplace en una desintegración de la "derecha mediática" y pone a escurrir a Santiago Abascal cada vez que puede; todo ello mientras conecta con Antonio David para contar la última andanza de la casquería corazonera del momento Un frenesí. Pero ojo a la respuesta de VOX, tremenda:

 

 

A saco entra la formación de Abascal, poniendo el acento en la contradicción existente entre limitar funerales y permitir tertulias, como si la distancia social fuera distinta según el evento. Y la advertencia sobre la titularidad pública de la frecuencia de Mediaset es una advertencia, en toda regla,  que el lector fino sabrá entender: lo que se da, a diferencia del aforismo de Santa Rita, aquí sí se puede quitar.

 

 

Y para que nadie dude de este extravagante cóctel, ahí les queda la última palabra pronunciada: la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, sumándose a la resistencia desde el confinamiento. Que siga la lucha. Un acabose.