| 24 de Octubre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
José Pablo López, JP, en sus últimos días en Telemadrid
José Pablo López, JP, en sus últimos días en Telemadrid

El papelón de los sindicatos de Telemadrid para salvar al "soldado López"

La suerte de JP está echada, pero sus defensores se resisten en vano tras años disfrutando de una vida a cuerpo de Rey que también toca a su fin.

| Roberto Anguix Opinión

 

 

Los sindicatos oficiales de Telemadrid han vivido en la casi extinta "era José Pablo López" una edad de oro: sin elecciones sindicales, manteniendo sus cupos de liberados, recuperando incluso a no pocos empleados despedidos en su día y, para resumirlo en pocas palabras, viviendo a cuerpo de Rey.

No es una excepción: ser liberado sindical en la Administración Pública, y no digamos en una televisión, equivale en términos laborales a que te toque la Lotería. Algunos no trabajan desde que se fundó el UHF, superando el número las cuotas establecidas legalmente sin que nadie diga nada. En el caso de Telemadrid, todo el mundo es bien consciente de ello.

 

Pero también de que se acaba el chollo y de que, en menos de dos semanas, el Director General estará haciendo las maletas rumbo a un nuevo destino: quizá, cuando supere el régimen de incompatibilidades previsto para cualquier alto cargo, a una de las productoras que tanto ha trabajado para Telemadrid en sus años al frente del ente. Quizá por todo ello, los sindicatos están que trinan y lo disimulan poco y mal.

Ahí tienen a la CGT o a UGT repitiendo los mensajes lacrimógenos del propio López: ¿Dónde se ha visto a los representantes de los trabajadores tan genuflexos con el patrón? Pues en la cadena madrileña, sin recato alguno, con la excepción de Sí Telemadrid, la central aislada por las otras que probablemente triunfe cuando permitan elecciones libres en la Corporación:

 

 

 

Y lo mismo cabe decir de la plataforma "Salvemos Telemadrid", que tras años pensando que no había nada que salvar, ahora vuelve a mostrarse afectadísima por el relevo de un Director General de cuya gestión aún se desconocen detalles que, si trascienden, dejarán bastante claro que a la dudosa independencia política le añade no pocas sombras de todo tipo.

 

 

Nada de ello parece suficiente para cambiar un futuro inmediato ya escrito. Ni siquiera la carta que el propio José Pablo López y la presidenta del Consejo de Administración de Telemadrid, la recién llegada Celia Ferrero, por la salida a TVE de su predecesor, Alfonso Morales; han remitido a todos los grupos parlamentarios de la Asamblea de Madrid para presionarles y prolongar la permanencia del ínclito JP.

El Gobierno tiene clara la reforma, mayoría para aplicarla y razones para mantenerla. Por mucho que ciertas asociaciones de prensa, calladas ante tantos abusos, también intenten movilizarse para "Salvar al soldado López".