| 14 de Septiembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Pedro Sánchez
Pedro Sánchez

Gobierno al borde de un ataque de nervios

Sánchez parece el protagonista de una delirante película de Almodóvar, con ministros desquiciados compitiendo por cuál hacer la mayor barbaridad.

| Fernando de Rosa Opinión

 

En las últimas semanas estamos viendo la descomposición del Gobierno socialcomunista, desde que ha comenzado el año 2021, parece que se esté representando la galardonada película de Almodóvar de 1988, “ mujeres al borde de un ataque de nervios”.

Pero ahora representado por los miembros del gabinete que actúan como las protagonistas de la película de forma “esperpéntica e hiperbólica”, tal como fue definida por la crítica cinematográfica.

Si analizamos la conducta de las ministras, ministros y ministres, nos podemos dar cuenta que últimamente rivalizan por decir la frase más disparatada, entrando de lleno en lo absurdo, exagerado y desproporcionado.

El ranking del esperpento lo encabeza en primer lugar el desaparecido Ministro de Universidades Manuel Castells que en una entrevista ha afirmado que: “condenar a un alumno con un suspenso es elitista, machaca a los de abajo, y favorece a los de arriba”, hace tiempo que no se oye una idiotez como esta. El mundo universitario se ha sonrojado con esta afirmación, que lo único que ha producido es hundir la labor de miles de docentes que intentan enseñar en la cultura del esfuerzo.

 

En segundo lugar se encuentra la Ministra-portavoz Mª Jesús Montero que no tuvo otra ocurrencia que intentar justificar la entrada del líder Polisario en España afirmando que “ no había entrado con identidad falsa si no con identidad distinta”, es decir, mentir con el nombre para entrar en nuestro país no es una falsedad si no una alternativa, lo cual entra de lleno en lo ridículo.

Otro Ministro que cada día parece que está interpretando un personaje de película es José Luis Ábalos, que más que personaje de Almodóvar  es de película de Santiago Segura. Nuestro Torrente Ministerial ha afirmado que “las causas ante el Tribunal de Cuentas son piedras en el camino y van a desempedrarlo”, aún están los juristas de nuestro país con los ojos como platos ante semejante barbaridad. 

No sé si Pedro Sánchez va a hacer un cambio de Ejecutivo pronto o tarde, pero estamos viviendo la agonía de un gobierno en el que todos parecen estar al borde de un “ataque de nervios”

También ha sido sorprendente la referencia que hizo el Ministro de Justicia Juan Carlos Campo en el Congreso de los Diputados, a un  personaje de la película “ la guerra de las Galaxias” como si se tratara de un jurista de reconocido prestigio: “ Permítanme que utilice las sabias palabras del maestro Yoda…”, la carcajada se ha escuchado en todos los Juzgados de España.

Pero realmente la más cómica del actual gabinete y primera candidata a dejar de ser Ministra es Irene Montero, su propia política de igualdad no puede provocar más desigualdad entre los españoles con su ansia de clasificarnos en departamentos estancos, llegando a intentar modificar la gramática afirmando que el idioma español no es inclusivo y que sirve para decir a las mujeres “que no valemos”, por eso hay que decir “ niños, niñas y niñes” o “escuchados, escuchadas y escuchades”.

España necesita calma

Estas frases son dignas de la película de Almodóvar y sobre todo las más dañinas para la luchas por la igualdad de la mujer, al reducir la lucha feminista a un monólogo del club de la comedia, donde el público se carcajea de las ocurrencias del cómico de turno, aunque el movimiento feminista más serio está escandalizado llegando a manifestarse pidiendo su dimisión con gritos de “mujeres del PSOE romper la disciplina”, “Irene Montero no sabe definir mujer” . proyectiles contra la ministra podemita.

No sé si Pedro Sánchez va a hacer un cambio de Ejecutivo pronto o tarde, pero estamos viviendo la agonía de un gobierno en el que todos sus miembros  parecen estar al borde de un “ataque de nervios”. Aunque el problema es más profundo, no es quién es o será en un futuro ministro, si no el problema se llama Sánchez y solo con su marcha podremos volver a recobrar la calma en España y no estar la sociedad española con los “nervios a flor de piel”.