| 03 de Agosto de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
La fiscal General del Estado, Dolores Delgado.
La fiscal General del Estado, Dolores Delgado.

La Lola se va a los puertos

El personaje de la obra se asemeja a la personalidad de la Fiscal General del Estado, que no duda nunca en participar en todos los enredos judiciales en España para lograr su objetivo.

| Fernando de Rosa Opinión

Fernando_de_Rosa_1

La obra de teatro en tres actos y en verso de los hermanos Machado estrenada en 1929, La Lola se va a los puertos, fue un éxito de crítica y público, como consta en las crónicas de la época. En dicha obra se ponen de manifiesto distintos enredos amorosos, pero, sobre todo, se describe a una mujer fría y calculadora que no duda en pasar por encima de quien sea para obtener sus objetivos.

El personaje de la obra de teatro se asemeja a la personalidad de Lola Delgado, Fiscal General del Estado, que no duda nunca en participar en todos los enredos judiciales en España para lograr su objetivo que es su promoción personal y profesional.

Las noticias que dicho personaje ha protagonizado en las últimas semanas son muy significativas. Ha enredado para conseguir que a través de una enmienda en la ley concursal, se le facilitara su promoción a Fiscal de Sala del Tribunal Supremo, enmienda que fue presentada por su partido socialista en el último minuto para que pasara desapercibida.

No obstante. cuando se descubrió el enjuague tuvo que salir la ministra de Justicia, Pilar Llop, haciendo uno de los ridículos más grandes que se recuerda en política.

La ministra llegó a mentir afirmando que dicha enmienda la exigía el Consejo de Europa a través del informe Greco, lo cual quedó desmentido de forma inmediata. El informe decía todo lo contrario: debería iniciarse la reforma de la Fiscalía garantizando la independencia y alejando a la institución de cualquier influencia política.

 La osadía de Lola Delgado es denunciada por las asociaciones de fiscales, así la mayoritaria ha afirmado que se trata de un ascenso encubierto propiciado por el PSOE para pagar los favores que está haciendo al gobierno, evitando toda posibilidad de alegación y control por parte del Consejo Fiscal y del CGPJ.

El 'caso Stampa'

También en esa línea de denunciar el sectarismo de Lola Delgado debe entenderse lo solicitado por la asociación profesional e independiente de fiscales, que reclama que se establezca como causa automática de cese del fiscal general la infracción del deber de abstención.

Además, esta asociación va más allá y plantea instaurar un tipo específico de tráfico de influencias en el código penal para incluir conductas como la de Delgado en el caso Stampa, caso del que solo conocemos la punta del iceberg y que, sin duda, tendrá mucho recorrido judicial.

El fiscal Stampa denunció haberse quedado sin una plaza en la fiscalía anticorrupción para que así no pudiera proseguir al frente de la investigación del caso “Villarejo”, debido a la conexión entre dicho policía investigado, la Fiscal General y su pareja, Baltasar Garzón.

Lola Delgado quiere evitar que se fiscalicen sus actuaciones, suspendiendo 'sine die' la comisión ética de la carrera fiscal

Otra muestra de la deriva sectaria de Lola Delgado en la línea de lo descrito con anterioridad, es la decisión adoptada por la Fiscal de suspender “sine die” la puesta en marcha de la comisión de ética de la carrera fiscal. Todo para evitar que se fiscalicen sus actuaciones y quede en evidencia la falta de ética en el ejercicio de sus funciones.

Otro asunto en la que su falta de ética es puesta de manifiesto, es el referido a la investigación del contrato del hermano de la presidenta de la Comunidad de Madrid, en el que seis fiscales de Sala del Tribunal Supremo han dirigido un escrito a Delgado exigiendo que se abstenga, en aplicación del artículo 351 de la LOPJ, en el que se exige que se evite que un cargo político intervenga en los asuntos en los que estén implicados otros cargos políticos, a lo que la Fiscal ha contestado de forma soberbia negando legitimidad a dichos miembros de la cúpula fiscal.

Lola Delgado, como la Lola de la obra de teatro de los hermanos Machado, va poco a poco quedándose sola y continuará mientras le sea útil al gobierno, y ella lo sabe, por eso ha exigido que se le posibilite el retiro en una plaza de Fiscal de Sala del Tribunal Supremo. Pero lo que ella no contaba es que se iba a saber y que tras el escándalo ningún grupo parlamentario lo va a apoyar. Así es la vida.