| 11 de Agosto de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Pedro Sánchez, presidente del Gobierno
Pedro Sánchez, presidente del Gobierno

Quítate la venda o la corbata

El único gesto necesario es que los españoles nos quitemos una prenda, la venda que lucen aún algunos ciudadanos que se resisten a ver que el verdadero culpable es Pedro Sánchez.

| Fernando de Rosa Opinión

Fernando_de_Rosa_1

El presidente del Gobierno Pedro Sánchez está de campaña para remontar en las encuestas, tras los desastrosos resultados cosechados en las elecciones de Andalucía. Por ese motivo ha puesto a pensar a los 800 asesores que tiene a su servicio con la finalidad de que le hagan un plan estratégico de aquí hasta diciembre de 2023, con parada provisional en mayo de 2023, fecha de las elecciones municipales y autonómicas.

Seguro que el jefe de los asesores monclovitas , el ministro Bolaños, y padre de las estrategias más pintorescas del presidente, ha encontrado la solución en la frase del poeta nacido en Praga en 1875 Rainer María Rilke: “Nos encontramos en una corriente donde debemos remontar la marea, la tristeza también es una ola”.

Ese es el camino que han tomado todas las neuronas de Bolaños, sobre todo en evitar que la ola demoscópica llene de tristeza a Pedro Sánchez, y considere que su cabeza ya no debe de estar sobre sus hombros, y proceda a su decapitación , tras las sufridas por sus anteriores asesores como Carmen Calvo, Iván Redondo, Ábalos, Adriana Lastra o Dolores Delgado, los cuales han sufrido de una u otra manera su expulsión de la Moncloa y posterior decapitación pública.

La solución derivada del pensamiento de Rilke y que ha sido puesta en práctica por Bolaños, ha sido acuñar la frase “quítate la corbata y sé feliz”. Así vimos un Pedro Sánchez compareciendo en la Moncloa para hacer balance del año político luciendo un moreno envidiable y sin corbata, también pudimos ver en las imágenes televisivas como el propio Bolaños y el resto de la comitiva presidencial iban sin corbata. Sin duda todos se la acababan de quitar para hacerse la fotografía.

Los españoles nos quedamos atónitos tras comprobar que fácil era la solución para hacer frente a la subida de los precios que ya están en una cifra insoportable del 10.8%. Para remontar el coste de la vida solo es necesario un sencillo gesto: “quitarse la corbata”. Por eso cuando vayamos al mercado lo recomendable es llevar una corbata en el bolsillo, ponérsela al entrar en el establecimiento y cuando estemos pagando los productos adquiridos, hagamos un gesto sencillo, nos quitamos la corbata y nos sentiremos mucho mejor.

Hemos pasado por distintas fases de designar culpables de los males que nos están pasando y ahora la culpa es de la corbata

Supongo que el gesto de ponerse y quitarse la corbata es transversal para todos los ciudadanos , sin importar edad,  género o condición social, ya que la inflación afecta a todos por igual.

Estamos a la espera de la  siguiente recomendación del ejército de neuronas de la Moncloa, que estarán decidiendo el mensaje presidencial de inicio de curso, para que olvidemos lo esencial y nos fijemos solamente en lo anecdótico.

Hemos pasado por distintas fases de designar culpables de los males que nos están pasando, la culpa es de los bancos, la culpa es de las empresas, la culpa es el cambio climático, la culpa es de los comerciantes que ponen muy alto el aire acondicionado, la culpa es de Putin, la culpa es del Partido Popular, la culpa es de los que fuman puros y ahora la culpa es de las corbatas.

El único gesto necesario es que los españoles nos quitemos definitivamente una prenda, y esta es la venda que lucen aún algunos ciudadanos que se resisten a ver que el verdadero culpable de la crisis que padecemos tiene un nombre y es Pedro Sánchez

Puede que incluso nos aconsejen que en septiembre hagamos una hoguera pública  con todas las corbatas que tengamos  en casa y que miremos mal a aquellos que se atrevan a llevarla públicamente.

El Gobierno para remontar nos recomienda que nos quitemos la corbata, pero sinceramente pienso que el único gesto necesario es que los españoles nos quitemos definitivamente una prenda, y esta es la venda que lucen aún algunos ciudadanos que se resisten a ver que el verdadero culpable de la crisis que padecemos tiene un nombre y es Pedro Sánchez y su equivocada política económica.

Quitarse la corbata o la venda, ambos son gestos sencillos pero de una gran transcendencia para remontar o no  la marea.