| 27 de Enero de 2023 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Ximo Puig
Ximo Puig

Azud de Puig

Puig está en el ojo de un “huracán” por las presuntas irregularidades en el PSPV, y eso que vinieron para “quitar la losa de la corrupción” de la Comunidad Valenciana

| Fernando de Rosa Opinión

Fernando_de_Rosa

Un buen amigo de la Comunidad Valenciana ha acuñado una ingeniosa frase para referirse al caso de corrupción que está haciendo tambalear al presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig: “Azud de Puig”. Con este juego de palabras se une la denominación del caso judicial con el que lo ha denominado la UCO (unidad de investigación de la guardia civil), “caso Azud” y el nombre del secretario general del partido socialista valenciano: Ximo Puig.

El Juzgado de Instrucción nº 13 de Valencia ha levantado hace escasos días el secreto del sumario relativo a la investigación de la presunta financiación ilegal de los socialistas valencianos. Lo grave es que dicha presunta corrupción se puede haber extendido hasta la actual presidencia de Ximo Puig. Ahora se entiende la dimisión del portavoz socialista en las Cortes valencianas y número dos de Ximo Puig, Manolo Mata, para dedicarse a defender judicialmente a la presunta trama corrupta liderada por el histórico tesorero socialista Pepe Cataluña.

Se ha sabido que dicho tesorero intermedió en la administración socialista para parar investigaciones fiscales que afectaban a los empresarios investigados por financiar a los socialistas. Además, se sospecha que facilitó que hasta 10 millones de euros fueran, presuntamente, a los bolsillos socialistas en las obras del trasvase de los ríos Júcar y Vinalopó.

Estas obras fueron realizadas por el Ministerio de Medio Ambiente que ocupaba la actual senadora y presidenta del PSOE, Cristina Narbona. La Guardia Civil ha encontrado unas libretas en poder del tesorero socialista, con anotaciones de, al parecer, presuntas mordidas cobradas por el partido socialista para financiar las campañas electorales de la exministra socialista, Carmen Alborch, y la de la exvicepresidenta, Mª Teresa Fernández de la Vega.

Los investigadores tienen también en la principal línea de investigación, al notable socialista José Luis Vera que se dedicaba, según la UCO, a la adulteración de los procedimientos administrativos y así garantizar las adjudicaciones a determinados grupos empresariales a cambio de ingentes sumas de dinero para su disfrute y el del partido socialista. Existe una anotación que dice “desaladora 2 millones, 1 millón partido”.

Realmente, la investigación está revelando datos de una actuación muy oscura imputable presuntamente al PSPV, y que pone de manifiesto la hipocresía que sus dirigentes esgrimen al hablar de que con ellos se ha acabado la losa reputacional que persigue a la Comunitat Valenciana.

Es posible que una de las razones por las que se acaba de aprobar en el parlamento la rebaja de las penas del delito de malversación, es decir el robo de dinero público, tenga su origen en intentar ocultar lo máximo posible los casos de corrupción que pueden poner en peligro la revalidación electoral de los socialistas valencianos.

Ximo Puig es el líder socialista que más comprensivo se ha mostrado con la rebaja de penas de los delitos de corrupción propiciada por Pedro Sánchez, a lo mejor, tenía buena información de lo que se estaba investigando en los juzgados y por la Guardia Civil. Probablemente informó en su momento al gobierno y por eso, se ha intentado, por todos los medios, que se aprobara la reforma del Código Penal un 22 de diciembre, día de la lotería, y así conseguir que le tocara el premio “gordo” a los presuntos corruptos investigados por los juzgados valencianos.

Ximo Puig tiene que explicar cual ha sido la implicación de los socialistas valencianos y si conocía la presunta corrupción de su partido.

Ximo Puig tiene que explicar cual ha sido la implicación de los socialistas valencianos y si conocía la presunta corrupción de su partido. La mejor muestra de su colaboración con la investigación es permitir que se apruebe una comisión en las Cortes Valencianas, de lo contrario, crecerán las sospechas sobre cual es su grado de implicación en la presunta trama de financiación ilegal de su partido.
Como dijo el presidente Feijoó en el Senado hace unos días, el Pedro Sánchez de 2019 no votaría al Pedro Sánchez de 2022 por su hipocresía al decir algo que negaba en dichas elecciones. Esta frase es aplicable a Puig, el Ximo de 2015 que gritaba contra la corrupción no votaría al Ximo que se calla en 2022 por la presunta corrupción.