21 de Enero de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Medio Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
Pedro Sánchez bebe agua en Moncloa.

Sector 3

Si algo nos ha enseñado el comunismo a lo largo de su devastador paseo por el mundo es que cuando el dinero escasea las joyas son de lo primero que se vende.

No es ninguna sorpresa para nadie el hecho de que la economía española se basa prácticamente en su totalidad el sector terciario o el sector servicios. Antes de la llegada de la pandemia dicho sector aportaba alrededor de un 72% del PIB español y alrededor de un 73% del empleo. La hostelería y el turismo.

Las joyas de la corona económica española. Y si algo nos ha enseñado el comunismo a lo largo de su devastador paseo por el mundo es que cuando el dinero escasea las joyas son de lo primero que se vende y cuando lo que se pretende es controlar a la población el turismo es de lo último que se permite.

Desconocemos si el desprecio de nuestros gobernantes al sector servicios se debe a su ideología fuertemente marcada por el reparto de la miseria propia entre los que un día les votaron para el reparto de las riquezas ajenas o directamente a su poca utilidad gestora. Lo único que conocemos con seguridad es el hecho de que el sector que más dinero y empleo aporta a la economía española ha resultado el más castigado: primero por la pandemia mundial y después por la política.

Y lo más peligroso de todo no es el plan actual, sino la total ausencia del mismo. Pues la única “solución” propuesta hasta la fecha ha sido la de prorrogar los ERTEs, de momento hasta el 31 de enero del 2021. Hasta que la nueva normalidad se convierta definitivamente en la antigua crisis económica.

Porque todo lo que hasta el momento han sido ERTEs y parches, una vez controlada la pandemia, tendrá que convertirse en suturas y soluciones. Y entonces tendrá que comprar hilos y agujas el mismo Gobierno que pagó 3 veces más por las mascarillas que las empresas privadas, con un sobrecoste total de 253 millones de euros, y adjudicó 3 contratos de 116 millones de euros al proveedor de las mascarillas defectuosas…

De momento la única Trasformación Competitiva que tenemos en España es la famosa cátedra que codirigirá Begoña Gómez que además, por casualidades de la vida, además de no tener ninguna licenciatura oficial que la acredite para tal tarea ha resultado ser la esposa del Presidente. 120.000 euros generosamente aportados entre Fundación la Caixa y Reale Seguros para “resetear el capitalismo”.

Y mientras el Gobierno mira a ver si concede algún indulto o mejor se vuelve a subir el sueldo, el único que se hace cargo de la desgracia provocada por la caída del sector terciario es el llamado Tercer Sector – organizaciones sin ánimo de lucro, haciendo de contrapeso a un Gobierno que nunca ha tenido ningún ánimo salvo ese.

Y en esas estamos: los bares siguen cerrando, las colas del hambre siguen creciendo y los únicos turistas que vienen a Canarias lo hacen en patera y sin PCR. Y en esas seguiremos, salvo que nos adelanten las elecciones. Porque no hay mayor desgracia para un país lleno de problemas que un Gobierno sin solución.