07 de Mayo de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Sánchez y Gabilondo este fin de semana en un acto.

En el ojo ajeno

El caso de Toni Cantó ejemplifica la eterna contradicción del socialismo y el PSOE en este país, el mismo partido que desde que se fundó habla de democracia más que ninguno.

| Liusivaya Opinión

Quien la sigue la consigue, así que el PSOE tras varias denuncias por fin acaba de ver su sueño hecho realidad: Toni Cantó no formará parte de la lista del Partido Popular de Madrid, aunque ya ha anunciado que, aun a pesar de la posibilidad de quedarse fuera de la Asamblea, si la justicia termina no dando la razón al recurso del PP peleará hasta el final por una Comunidad de Madrid libre de socialismo.

 

A falta de proyecto buenas son las denuncias. Y es que Ángel Gabilondo ya se sabe que ilusiona menos que la subida de impuestos que dice que no habrá, pero que ya veréis cómo llega si termina gobernando. Y cuando no hay ilusión en el bando propio, algunos optan por minimizarla en el ajeno, en este caso tratando de conseguir el apoyo de la justicia. La misma justicia que a nivel nacional de su partido no ha recibido más que desprecio.

Y ni siquiera me refiero al interminable afán del Partido Socialista de pactar con todo tipo de ex convictos de dudosa moralidad. Tampoco a sus infinitos desacuerdos con la justicia a nivel de cesar y nombrar: no hay más que recordar el reciente caso del coronel Pérez de los Cobos que con la ley en la mano tendrá que volver a su puesto de trabajo. Hecho que, por otra parte, difícilmente vaya a suponer ninguna dimisión en el seno del últimamente cada vez más "Todopoderoso".

Hoy llega una nueva prueba de lo poco que al Gobierno de Sánchez parece gustarle la justicia, salvo cuando se trata de retorcerla a su favor como acaba de ocurrir con Toni Cantó: más de 2.500 jueces acaban remitir un escrito a la vicepresidenta de la Unión Europea para Valores y Transparencia y al Comisario Europeo, denunciando la "violación del Estado de Derecho" en España por la reciente reforma del Poder Judicial que ha dado como resultado una clara limitación de sus funciones. Un suceso que podría describirse de forma coloquial como "Buenas tardes, señores, hoy les traigo otra ronda de bochorno internacional".

 

He aquí la eterna contradicción del socialismo en este país: y es que el mismo partido que desde que se fundó habla de democracia más que ninguno, cuando tuvo la oportunidad de honrarla prefirió optar por hacer lo posible por impedir que se votara en Madrid, hoy vuelve a mostrar la misma dualidad en cuanto a su relación con la Justicia: revisando en el ojo ajeno hasta el último nombre de una lista electoral, e ignorando en el propio toda una "violación del Estado de Derecho".