08 de Marzo de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
El Gobierno de Sánchez, tras la salida de Illa

El círculo de corrupción que Pedro Sánchez y Pablo Iglesias impulsan en España

De Dolores Delgado a Iván Redondo; de Tezanos a Rosa María Mateo; el plan político de PSOE y Podemos es también corrupción, y más peligrosa que la económica.

| Fernando de Rosa Opinión

 

Según la Real Academia de la lengua, una de las acepciones del término corrupción significa: “práctica consistente en la utilización de las funciones y medios en las organizaciones, especialmente en las públicas, en provecho económico o de otra índole de sus gestores”. Así pues también es un  acto de corrupción la utilización para beneficio propio de las instituciones del Estado.

Todo acto corrupto debe de ser objeto de rechazo público y si entra en la esfera penal la correspondiente sentencia, no obstante es necesario que se persiga la corrupción cuando el provecho para una organización sea utilizar las instituciones democráticas para perseguir al contrario, envolviendo ese ataque en la lucha contra la corrupción.

La democracia española ha bajado seis puestos en calidad desde que gobierna Pedro Sánchez en España , según el informe que elabora anualmente la revista “The Economist”, bajando del puesto 16 al 22, la crisis democrática es una realidad en nuestro país sin que en muchas ocasiones los ciudadanos seamos conscientes del verdadero foco que corrompe nuestra sociedad.

 

La utilización del poder para fines partidistas es corrupción. Para eso se nombró a Rosa María Mateo en TVE, para eso se designó a Dolores Delgado en la Fiscalía General del Estado y para eso preside  José Félix Tezanos el Centro de Investigaciones Sociológicas.

Este tridente, coordinado desde Moncloa por Iván Redondo,  está trabajando con dinero público en provecho electoral y por tanto económico tanto del PSOE como de PODEMOS, y eso es corrupción institucionalizada desde el poder.

Las mentiras

TVE se dedica a fabricar medias verdades y medias mentiras contra la oposición, caricaturizando la imagen fundamentalmente de Pablo Casado, para adoctrinar a un sector de la población que se conecta a la televisión pública , mezclando mensajes subliminales con imágenes distorsionadas en descrédito y menosprecio del contrario, según el momento y ocasión, todo vale para canalizar el mensaje creado desde Moncloa.

El CIS de Tezanos tiene como misión presentar a la opinión pública como dato estadístico, lo cocinado por Iván Redondo, para conseguir que la profecía pronosticada se convierta en realidad, después de ser repetida de forma constante desde los medios de comunicación serviles a la causa, así por ejemplo lo que está ocurriendo en la campaña electoral de Cataluña.

La corrupción de la utilización del poder para destruir al que  piensa distinto utilizando los resortes del  Estado, conduce al autoritarismo

El CIS dice que el PSOE gana con el candidato Illa, inmediatamente se empieza a bombardear al elector catalán para conseguir el efecto de profecía autocumplida , es decir algo que no se iba a producir al final se consigue mediante la manipulación corrupta de un medio público y así materializar el asalto al  poder.

Pero el tercer cuchillo del tridente es el peor y el más corrupto, así pues Sánchez e Iglesias encontraron la forma de cerrar el círculo de la corrupción democrática al  nombrar a una diputada del PSOE Fiscal General del Estado, con la misión  perseguir penalmente al oponente. Así  si no se consigue su muerte mediática o  sociológica, se utiliza la persecución judicial.

De Villarejo a Garzón

Encontraron en Dolores Delgado la persona perfecta, sectaria, ideológicamente servil y sin escrúpulos. Ya la oímos en estado puro cuando reía las gracias al comisario  Villarejo o cuando se reunía en cenas conspiratorias junto al condenado Baltasar Garzón, para planificar la instrucción de causas penales al margen de los Juzgados, que son donde debe de perseguirse los delitos. Por eso se quiere asaltar el Poder Judicial para apartar a los profesionales independientes de la Justicia, y nombrar a los “Lola Delgado” judiciales.

Para una democracia la corrupción económica es despreciable, pero al final la Justicia actúa y alcanza a todos, estén donde estén y eso tranquiliza al ciudadano, pero la corrupción de la utilización del poder para destruir al que  piensa distinto utilizando los resortes del  Estado, conduce al autoritarismo y eso es letal democráticamente hablando.