| 19 de Mayo de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Pepe Álvarez
Pepe Álvarez

Pepe Álvarez remata la traición a los trabajadores defendiendo el "palo fiscal"

El líder de UGT ha asegurado que en España “se pagan pocos impuestos” y reitera que es un error bajar la cargas fiscal a las familias, abandonando por completo a los trabajadores

| Mr. Meme Opinión

Hace ya años que los sindicatos han dejado de ser útiles para la clase trabajadora, si es que en algún momento lo han sido. Vivimos un momento político en el que UGT y Comisiones Obreras, los dos principales sindicatos nacionales, son poco más que un juguete roto del Gobierno socialista. 

En solo dos años, hemos visto cómo las partidas presupuestarias en forma de subvenciones para estos dos sindicatos se han disparado, a cambio de que no generen mucha polémica, ni críticas hacia el Ejecutivo. Y, por supuesto, para que tengan la calle controlada y no haya manifestaciones que pongan en riesgo la estabilidad del Gobierno de coalición. 

Pero hemos llegado a tal punto de servilismo que ambos sindicatos han adaptado el discurso de Moncloa a sus propios alegatos. Buen ejemplo de ello ha sido la última entrevista concedida por Pepe Álvarez a TVE este martes. En ella, el líder de UGT ha espetado, con la cabeza bien alta, que en España se pagan pocos impuestos. Sin matices ni contextos. 

Y lo ha hecho para justificar su postura de que ahora mismo, con la clase trabajadora asfixiada, no se pueden bajar los impuestos: "Cualquier medida que comporte rebaja generalizada de impuestos nos parece que es un error en un país que paga pocos impuestos”. Es textual. España como ejemplo de país que paga pocos impuestos. 

Si contextualizamos un poco las palabras del líder de uno de los sindicatos más grandes de España, observamos cómo la mentira está insertada en lo más profundo de la mente “progre”. Nuestro país tiene el tipo máximo de IRPF diez puntos por encima de la media de la Unión Europea, con un 54% que implica que más de la mitad de lo ingresado, se lo queda el Estado. 

Por otro lado, las cotizaciones por parte de los trabajadores autónomos son, en España, de las más altas del resto de naciones europeas, así como las cotizaciones por desempleo de los trabajadores, siendo nuestro país el quinto que más porcentaje tributa de toda la Unión Europea (más de un 9%).

Pero todos estos datos no los menciona Álvarez. Porque no se preocupa de los trabajadores, sino de su propia organización, la misma que estuvo implicada en numerosas irregularidades en Andalucía, o la que ha visto cómo una de sus trabajadoras desviaba más de dos millones de euros que tenían que ir a parar a manos de desempleados. Una falta de ética que debe corregirse, por el bien de los españoles.