28 de Julio de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Miguel Barroso
Miguel Barroso

Parte del PSOE ve la mano del "fontanero" de ZP en los cambios de Sánchez

La revolución en el Gobierno de España, con víctimas ilustres en las política mediática, puede tener la firma de un viejo y poderoso conocido del PSOE más zapaterista.

| Roberto Anguix Opinión



La crisis de Gobierno del pasado sábado ha dado una patada al avispero socialista. Desde hace días, La Moncloa y los decapitados libran una batalla en los medios por colocar el “relato” de lo sucedido. Pero algunos van más lejos y aprecian el regreso de un “consigliere” muy influyente.

Miguel Barroso. Ese es el nombre que está en las bocas del socialismo español y sus terminales desde el sábado 10 de julio. La ejecución, digna de una película de Charles Bronson (“Fríamente… sin motivos personales”), de buena parte del círculo de confianza de Pedro Sánchez, ha agitado las olas de un mar falsamente calmado. Y en esa situación ha vuelto a la palestra el ex “fontanero” de José Luis Rodríguez Zapatero, Barroso, ahora consejero de Prisa como guardián de los intereses de Amber Capital.

Lo cierto es que Barroso nunca se fue, aunque él sí supiera cuándo poner tierra por medio y pasar a un discretísimo segundo plano. En los últimos meses, el foco de su designación como consejero de Prisa volvió a colocar algo de luz sobre él. Al fin y al cabo, Barroso se cobró la venganza sobre Juan Luis Cebrián obteniendo una amplia cuota de poder en la editora de los medios que más le machacaron en aquella guerra civil de la izquierda mediática durante el zapaterismo.

 

Los que tengan memoria recordarán los misiles de la Casa Prisa, guiados por Cebrián, contra Barroso, en calidad de secretario de Estado de Comunicación, como padrino de los “brujos visitadores” de La Moncloa y muñidor de la creación de La Sexta. Década y media después, Barroso se hacía con la llave del polvorín y contribuía a borrar cualquier resto de cebrianismo.

Pero, ¿qué tiene que ver Barroso con los cambios del Gobierno? Para empezar, la designación de Isabel Rodríguez como ministra de Política Territorial y portavoz, o sea, el rostro (o el pararrayos, según se mire) del Ejecutivo. Rodríguez, todo el PSOE lo sabe, es una mujer muy vinculada al castellanomanchego José María Barreda. Y quien dice Barreda, sabe también sus lazos con Barroso.

No es el único. La salida de Miguel Ángel Oliver de la Secretaría de Comunicación no supone sólo el fin de la influencia de Iván Redondo en esa área, sino que también marca -según valoran en ámbitos socialistas y gubernamentales- el inicio de la de Barroso a través de un hombre de la cuota PSC, Francesc Vallés.

El tándem con Bolaños

Se trata de alguien muy ligado, en tiempos, a la fallecida Carme Chacón y, según dicen, con buena sintonía con su exmarido, Barroso. Así, al menos, se interpreta. Y no faltan quienes señalan el papel de Barroso como “mecedor” de la cuna de José Miguel Contreras, fundador de La Sexta y persona de su absoluta confianza. Tanto que, según ciertas fuentes, habría sido fundamental para conseguir la supervivencia de Contreras como productor de referencia de la franja matinal de TVE.

En todo caso, Barroso siempre ha sido un especialista en estrategias político-mediáticas y para sectores del PSOE su influencia en Sánchez ha ido aumentando de forma progresiva, hasta el punto de que algunos de los “caídos” en la crisis del 10-J han ido indicando que el Ejecutivo está acuñado por Barroso -desde fuera- y por Félix Bolaños -desde dentro-.