| 09 de Agosto de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
El Rey Juan Carlos
El Rey Juan Carlos

¿Deportar al Rey Juan Carlos y acercar a etarras a sus casas?

En esta España loca se echa a la hoguera a sus mejores defensores y se indulta a sus peores adversarios. Una contradicción que eleva la doble vara de medir a los cielos.

| El Azotador Opinión

 

Pues claro que hay que decirlo: el Rey Juan Carlos ha firmado las mayores, mejores y más reiteradas contribuciones al progreso de España… y algunas de las más sonoras pifias personales que se recuerdan. Y que le permiten ser, a la vez, el primero de los españoles... y el penúltimo de los contribuyentes, una paradoja que sin duda alienta a los rivales de la Corona.

Echen ustedes cuentas y seguramente llegan a la misma conclusión que cualquiera, salvo que te llames Iglesias, Sánchez, Otegi o Junqueras: no hay color. Los méritos públicos de don Juan Carlos son abrumadoramente superiores a sus cantosos errores personales, que además los solventa como cualquier otro ser humano: pidiendo disculpas, haciendo una declaración paralela en Hacienda... o recibiendo una citación de los juzgados. Punto.

Tanto que le reprochaban su afición a la caza, y resulta ahora que los cazadores de verdad estaban en otro lado. Para entender de qué va su cacería hay que ver quiénes son los de la escopeta y a quién quieren derribar de verdad.

 

Y son los mismos que gobiernan con planes como declarar la República Confederal; imponer la Ley Celaá; defender a Maduro;  derribar la Corona y la Constitución; asaltar el Poder Judicial; trocear España u olvidar las salvajadas que hizo ETA.

¿Tenemos que lapidar a un gran Rey en el mismo país que tiene a un partido chavista imputado ocupando una vicepresidencia y cuatro ministerios? ¿En el mismo país que tiene por presidente a un señor que plagió su tesis, pacta con los enemigos confesos de España y esconde los muertos de la pandemia? ¿En el mismo que ha aprobado sus Presupuestos con un exterrorista como Otegi y un presidiario como Junqueras?

El objetivo no es don Juan Carlos. Ni siquiera Felipe VI, que también: en la diana está la Constitución

Hombre. Seamos justos. Aquí solo se pide ejemplaridad a quienes se quiere echar, magnificando sus errores o inventándoselos si hace falta, aunque no exista, al menos de momento, ni imputación ni juicio ni mucho menos condena.

Lo hacen los dirigentes menos ejemplares de la historia reciente de España. Y lo hacen no porque consideren más o menos graves los errores del Rey Emérito, sino para cargarse al Rey Felipe y con ello derribar el último obstáculo que frena sus planes.

Que no es otro que cambiar España, empequeñecerla, descuartizarla y repartírsela. No seamos ingenuos ni caigamos en la trampa de callarnos cuando sueltan a etarras con delitos de sangre para que vuelvan a casa entre aplausos… y pretenden que no vuelva a la suya un personaje con mil luces y alguna penumbra de la que ya verán, sabrá disculparse.