27 de Julio de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Ana Morgade
Ana Morgade

Ana Morgade, Dani Rovira y Pepón Nieto linchan a Toni Cantó por esta queja

Los tres artistas y alguno más salen en tromba contra el actor y político por un lamento más que razonable y provocan un linchamiento en las redes para satisfacción de Junqueras.

| Mr. Meme Opinión

Es bastante complicado encontrar a un solo artista que, ante la cadena interminable de abusos del nacionalismo catalán, haya puesto pie en pared para expresar una queja: en el mejor de los casos, algunos han protagonizado un leve pellizco de monja; esa modalidad de la equidistancia consistente en protestar lo justo, en voz baja, de manera ocasional y sin romper demasiados platos.

Pero de la evidente marginación de la población constitucionalista, de la imposición lingüística, de los referendos ilegales, de la grosera manipulación de TV3, de los delitos juzgados y condenados y en general del acoso al español y a lo español... nada de nada.

 

Ahora bien, que se le ocurra a alguien hacer una denuncia alta y clara contra los excesos que jalonan la trayectoria del talibanismo catalán, tan incontables como recogidos en numerosas sentencias y resoluciones del Tribunal Constitucional, del Tribunal Supremo y de casi cualquier organismo que haya tenido a bien chequear la realidad excluyente de la Cataluña institucional, ésa que ha llegado a declarar "persona non grata" al mismísimo Rey de España.

Contra Toni Cantó

Y eso es lo que ha pasado con el actor y político Toni Cantó, que se lamentó en una entrevista con El Español de su marginación laboral en Cataluña por trabajar en la lengua de Cervantes. Esa frase ha provocado un terremoto de respuestas en tromba de colegas suyos que, lejos de intentar saber qué hay detrás de este problema, lo han negado con desprecio al político ahora popular y con una exaltación de los postulados de Junqueras o Puigdemont.

Es el caso de Ana Morgade, la comunicadora que se hizo famosa en el Zapeando de La Sexta y ahora intenta ejercer de graciosilla en la radio y en distintos bolos supuestamente graciosos allá donde la invitan a actuar:

 

 

Y a esa fiesta se ha sumado el actor Dani Rovira, objeto de una solidaridad nacional unánime tras su reciente enfermedad que no le ha sido suficiente para entender que, más allá de Cantó y de la simpatía que le tenga, tal vez lo dicho por él sí represente un problema cierto para miles de personas anónimas.  

 

 

 

También el actor Pepón Nieto se ha sumado a la fiesta, aunque al menos en su caso sin insultar al fichaje de Isabel Díaz Ayuso para dirigir la Oficina de Promoción del Español de la Comunidad de Madrid:

 

 

 

Un último artista célebre se ha incorporado al banquete contra Cantó, nada menos que José Corbacho, añadiendo una lista de comunicadores y actores que, según él, demostrarían lo inadecuado de su queja:

 

 

Y ahora vamos con la realidad, ésa que los Morgade, Nieto, Rovira, Corbacho y tantos otros no quieren conocer o, si la conocen, esconden con toda la intención: claro que se persigue al español en Cataluña; claro que la política lingüística se ha convertido en una herramienta de construcción ideológica del independentismo y claro que se hacen esfuerzos denodados por excluir al español y a lo español de la realidad catalana.

 

Los ejemplos son tan intensos como la desmemoria de esos artistas que quizá no se percaten de que ellos pueden actuar en español porque de momento la iniciativa privada no se puede perseguir y porque, además, lo hacen de sin romper el relato nacionalista: mientras actúen en español sin meterse con los indultos ni denunciar el acento xenófobo de la política catalana, podrán hacerlo.

Persecución hasta en las aulas

Pero si osan saltarse ese guion, la cosa cambia. Ahí tienen las sentencias del Tribunal Constitucional, incumplidas sistemáticamente, para defender las escasas horas den enseñanza en español. Ahí tienen la exclusión del español como lengua vehicular en las aulas catalanas.

Ahí tienen la escandalosa posibilidad de escolarizar a tus hijos en español en todos y cada uno de los colegios públicos catalanes. Y ahí tienen, entre otras barbaridades, la estigmatización de niños y chavales por hablar en español en el patio o querer hacer la Selectividad en su idioma materno.

De todo eso y mucho más nada tienen que decir Morgade y compañía. Quizá por una razón: al separatismo catalán le viene fenomenal para blanquear su totalitarismo que gente como Rovira y compañía nieguen las evidencias. A ellos sí les dejan usar el español, claro, siempre y cuando ayuden a vender la idea de que lo español es casposo y retrógrado. Vaya papelón.