| 13 de Septiembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez

La España multinivel: dar dinero a los insolidarios y quitárselo a los leales

Sánchez va a regar con dinero a los socios independentistas, los cuales le han exigido que pague pronto y en metálico.

| Fernando de Rosa Opinión

Fernando_de_Rosa

Estamos ante un Gobierno que no solamente busca un enfrentamiento social, sino también un enfrentamiento con el diccionario de la lengua española. Escuchamos con preocupación la acusación constante al que piensa distinto, denominándole de múltiples formas, desde fascista, hasta lastrar el futuro de España, Sánchez en Estados Unidos ha insultado a la oposición sin posibilidad de réplica. Ha acusado al Partido Popular de crispar, de bloquear y de ser la oposición más furibunda e irresponsable de Europa, olvidando que en la misma Europa se considera que nuestro presidente del gobierno es el político peor valorado, siendo el único que no se acerca a un aprobado.

La realidad pura y dura es que no hay medalla que pueda autoimponerse, ya que según la encuesta europea de liderazgo, se llega a la conclusión que los españoles no ven la solución en la lucha contra la pandemia y la crisis sanitaria en la Moncloa, sino que confiamos únicamente en el paraguas de Bruselas, ¿cuántas veces hemos dicho “menos mal que estamos en Europa”? Esta es la frase que resume la opinión de los españoles.

 Pero ante este enfrentamiento provocado desde Moncloa, que en este aspecto sigue el consejo de Zapatero que recomendaba a su amigo el periodista Iñaki Gabilondo: “Nos conviene que haya tensión”, la realidad es clara: si hubiera elecciones el próximo domingo, Sánchez sería historia y dejaría de ser presidente del Gobierno.

No obstante, este Gobierno lleva una agenda paralela de transformación y está creando una batalla absurda contra la Real Academia de la Lengua, un enfrentamiento contra la lengua española, y no solamente por su arrinconamiento en muchas Comunidades Autónomas, provocando la sanción y la purga de los profesores que no aceptan el adoctrinamiento, sino por su obsesión de cambiar el sentido de las palabras.

Un tercer género lingüístico

 Así pues, a los intentos de crear un tercer género lingüístico, con la famosa expresión “hijo, hija e hije” o “nosotras, nosotros y nosotres”, ha llegado la “Matria” de la vicepresidenta Yolanda Díaz, y el término “multinivel” creado por el Gobierno para definir su negociación con los separatistas. Tan orgullosos están estos nuevos académicos, que hasta el “doctor” Rafael Simancas afirma que a la derecha le cuesta entender este nuevo término, ofreciéndose en las redes sociales a hacer un croquis.

El problema de este Gobierno antiguo, es que por mucho que creen conceptos nuevos, los ciudadanos hemos pasado del asombro al cachondeo, e incluso en las reuniones sociales veraniegas causa furor, para provocar la carcajada, emplear los términos gubernamentales.

Pero las palabras quieren decir lo que dicen, por lo que lo importante es saber claramente lo que quiere decir el Gobierno cuando utiliza los términos referidos, y me quiero centrar en el término “multinivel”.

Lo que realmente expresa es que hay dos niveles: el de humillación con Cataluña y el País Vasco, y el nivel con el resto de comunidades que se basa en “ya veremos”

El “doctor Simancas”, flamante secretario de Estado para las Relaciones con las Cortes y Asuntos Constitucionales, dice que se refiere al nivel local, el autonómico y el central, y una vez más nos engañan con las palabras.

Esa frase lo que realmente expresa es que hay dos niveles: el de humillación con Cataluña y el País Vasco, y el nivel con el resto de comunidades que se basa en “ya veremos”. La verdad es que Sánchez va a regar con dinero a los socios independentistas, los cuales le han exigido que pague pronto y en metálico. En cambio, va a ningunear a las comunidades que cumplen la ley y son solidarias.

Complicidades

Para ello va a contar con la complicidad de las comunidades con gobiernos socialistas que van a hacer su eje de actuación el insultar a Madrid, Andalucía o Galicia, como ha ocurrido con el presidente de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig, y la presidenta de Baleares, Francina Armengol.

Por tanto, cada vez que escuchemos la palabra multinivel, no hay que acudir al diccionario sino a los hechos: dar dinero a los insolidarios y quitárselo a los leales, para poder aguantar dos años más en el Gobierno.