| 17 de Agosto de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Ángel Pérez y Alberto Garzón
Ángel Pérez y Alberto Garzón

Una leyenda de IU reaparece para hundir a Garzón por hablar mal de la carne

El ataque del ministro de Consumo al sector ganadero sigue siendo viral y obtiene respuestas muy contundentes incluso desde "compañeros" como un histórico de IU en Madrid.

| Mr. Meme Opinión

 

Alberto Garzón sigue siendo uno de los nombres del día y la polémica que ha generado, por despreciar a una parte del sector ganadero, continúa entre los TT más virales del momento. Y a ello contribuye que algunos de los "suyos" se hayan sumado a las críticas casi unánimes a sus excesos, impropios de un ministro español pero muy habituales en el personaje.

Nos referimos a Ángel Pérez, en el anonimato ahora, pero uno de los grandes iconos de IU en los años 90: fue candidato eterno de la coalición en la Comunidad de Madrid, a la que llevó a sus mejores resultados, y hasta la llegada del propio Garzón su nombre era indispensable para casi todo en su formación, de la que fue expulsado.

 

Desde entonces, la federación madrileña es una especie de isla asediada por la dirección nacional, que incluso la disolvió, y aunque está en la práctica desintegrada, sigue reuniendo en su entorno a esa parte histórica más opuesta a la IU garzonita subordinada a Podemos. El caso es que Pérez ha vuelto a la escena para atizarle con ironía a su "compañero" y enemigo, con sendos tuits demoledores que dejan claro lo que piensa de él:

 

 

 

 

El ajuste de cuentas de Pérez, que fue gran rival y a la vez amigo personal de Gallardón o Leguina, prolonga la cadena de "zascas" recibidos por el ministro de Consumo, apenas defendido por algún dirigente menos y por casi nadie en la parte socialista del Gobierno del que forma parte.

Las "explicaciones" del ministro

El argumentario en su defensa, en el que pretende distinguir entre tipos de ganadería como si fuera legítimo insultar y criminalizar a una de ellas tan legal y controlada como otra, merece una respuesta igual de contundente en las redes, donde se transcribe literalmente la entrevista del ministro en el periódico The Guardian para no dejar margen a la duda sobre el exceso que cometió:

 

 

Lo sorprendente es que, con ese currículo de excesos y meteduras de pata, alguien así haya llegado a ministro y además siga siéndolo. Las tragaderas de Pedro Sánchez con la "carne de ministro en mal estado" son formidables, al menos mientras Podemos no le dé "permiso" para sacrificarlo.