| 20 de Mayo de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Feijóo y Sánchez
Feijóo y Sánchez

Un corazón para resolver

Podríamos entre todos los españoles mandarle a Pedro Sánchez ideas para recortar gasto superfluo, tal y como propone Feijóo entre otras medidas para rescatar la economía.

| Fernando de Rosa Opinión

 

El historiador británico, Edward Gibbon, utilizaba una frase para definir el liderazgo, esta frase decía: “Un corazón para resolver, una cabeza para idear y una mano para ejecutar”.

Esta célebre afirmación de Gibbon me ha venido a la cabeza tras escuchar al presidente del Partido Popular, Alberto Nuñez Feijóo, afirmar que si Sánchez no baja los impuestos “es que no tiene corazón” tras las dificultades que tienen muchas familias para llegar a fin de mes debido al alza de los precios de los productos básicos y los energéticos.

Un buen gobernante no solamente ha de tener ideas y manos para ejecutarlas, sino que ha de poner corazón para empatizar con los más desfavorecidos de la sociedad a la que gobiernan, y desde luego, a Pedro Sánchez le falta dicha empatía a pesar de la propaganda monclovita que ha utilizado frases como “nadie se va a quedar atrás”, para intentar tapar la frialdad del presidente del gobierno a la hora de gestionar la actual crisis económica.

 

El presidente Sánchez ya ha asumido que España tendrá un menor crecimiento en este año 2022, por lo que los presupuestos del Estado aprobados en diciembre pasado ya son papel mojado y necesitan una nueva adaptación a la actual coyuntura económica, máxime cuando el banco central europeo ya ha lanzado un aviso muy duro al gobierno español: en verano ya no comprará deuda española, dejándonos sin nuestro escudo principal.

Una inflación galopante es lo que está dejando exhausta la economía de las familias españolas, por lo que es necesario una urgente bajada de impuestos para poder llegar a fin de mes. Según el barómetro de la patronal Cepyme, el 95% de las empresas se han visto afectadas por la escalada de precios y existe un riesgo a corto plazo de la supervivencia de un 15% de las mismas. Ante esta situación, la vicepresidenta Nadia Calviño ha afirmado que es inaceptable y con eso nos hemos quedado.

La situación se agrava por momentos y el déficit comercial se ha disparado a 10.775 millones, mientras que el gobierno bate su propio récord de asesores, sumando 785 asesores

Es tener muy poco corazón, además de muy poca cabeza, negarse a esta medida económica y sobre todo, negarse a ello alegando que si se bajan los impuestos se tendrán que hacer recortes en el estado de bienestar.

Pienso que los españoles debemos ser tratados como adultos por parte de Pedro Sánchez y no insultar nuestra inteligencia, puesto que si nos ponemos a dar ideas de donde se puede recortar encontraríamos decenas de soluciones antes que recortar en sanidad o educación.

La situación se agrava por momentos y el déficit comercial se ha disparado en el mes de febrero a 10.775 millones de euros, mientras que el gobierno bate su propio récord de asesores y cargos de confianza, sumando 785 asesores lo cual supone un incremento del 30% desde la época de Rajoy. Podría empezar a recortar en esta partida y así poder bajar impuestos a las familias.

El "Gran Hermano" sanchista

Otra idea de recortes podría ser el servicio contratado por la Moncloa para utilizar monitorización con inteligencia artificial para conocer a los dos minutos de haberse producido, todo lo que se dice de Pedro Sánchez en las radios, tertulias y televisiones, estableciéndose una alerta con el fragmento de sonido o audiovisual, es decir, un “gran hermano” al servicio del poder sanchista.

Así pues, a la publicación de cualquier mención al presidente en la Moncloa se sabrá quién lo ha dicho y dónde lo ha dicho de forma inmediata y por supuesto, este servicio nos costará una millonada.

No sé si este artículo y mi firma serán dignos de ser “monotorizados”, pero por si acaso llega a la Moncloa, ya les doy dos ideas para recortar y obtener fondos para bajarnos los impuestos, sobre todo, a las empresas para que no cierren y a las familias para poder llegar a fin de mes.

Podríamos entre todos los españoles mandarle a Pedro Sánchez ideas para recortar gasto superfluo, porque estoy convencido que, como decía Edward Gibbon, entre todos podremos ablandar el corazón del presidente del gobierno dándole ideas para ejecutar pero con “corazón y  cabeza”.