× España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Medio Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
Pedro Sánchez, liderando

Pedro Sánchez, el bombero pirómano que lo incendia todo y luego saca la manguera

Al presidente solo le parece "fatal" que se homenajee a etarras, pero está encantado de pactar con sus amigos lo que haga falta. Ése es el retrato del inquilino de Moncloa.

| El Azotador Opinión

 

Cualquiera que escuchara el domingo a Pedro Sánchez se diría que el G20 lo había organizado él. Que la vacuna la había inventado él y que, gracias a él, todos los males del mundo iban a tener antídoto: sea la pandemia sanitaria o la crisis económica, el discurso del pirómano ejerciendo de bombero fue, una vez más, legendario.

Es muy difícil encontrar un caso similar en todo el mundo de un dirigente que mienta tanto, durante tanto tiempo y con menos pudor que Sánchez. Ha encontrado la fórmula perfecta para soltar las mayores trolas sin miedo a las consecuencias: cuando una empieza a indignar… suelta otra más gorda. Y cuando ésta queda en evidencia, suelta otra todavía peor….

En su “Aló Presidente” dominical tras la reunión del G20 en Argentina dio una clase magistral de esa combinación de falacias, falta de escrúpulos y arrogancia que le caracteriza. Para empezar se negó a explicar sus pactos con Bildu.

 

Todo lo más dijo que le parecían “fatal” los homenajes a etarras. Hombre, “fatal” es que te suspendan una comida. O que te deje la novia. O perder el tren. Que te asocies con los tíos que reciben en sus pueblos como héroes a los asesinos de Blanco, Ordóñez o Múgica está algo peor que “fatal”.

Es una vergüenza. Un presidente decente no pactaría con los organizadores de la fiesta. Un presidente decente no ignoraría los avisos del Parlamento Europeo contra estas humillaciones a las víctimas. Y un presidente decente no tendría la caradura, a la vez, de homenajear en su aniversario a Ernest Lluch mientras se mete en la cama con los amigos de sus asesinos.

A Sánchez solo le parece "fatal" que se homenajee a etarras, pero no pactar con sus aliados de toda la vida

Y para terminar, Sánchez denigró ayer a la oposición y sacó pecho por tener a punto unos desastrosos presupuestos gracias a 198 diputados. Y presumió de representar a la mayoría que han querido los españoles. Y esto es otra “fake news”. Él se presentó a las Elecciones y pidió el voto comprometiéndose a no pactar ni con Podemos ni con ERC ni desde luego con Bildu.

Los españoles no han votado eso. Aunque a Sánchez le da exactamente igual. Si él tuviera que pactar con el Estrangulador de Boston, lo haría y afirmaría que da unos masajes estupendos en el cuello. Quizá por eso le traicionó el subconsciente y se le escapó la única frase cierta de todo su discurso, ésa en la que se vanaglorió de tener controlado el “Congreso de los Dicta…”.

Todos sabemos terminar su frase, presidente.