| 19 de Septiembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía

Maduro, una eminencia en represión

El presidente venezolano también ha metido baza en el encarcelamiento de 'los Jordis'. El sucesor de Chávez habla de presos políticos y represión, asuntos en los que es una autoridad mundial

| El Lector Perplejo Opinión

 

 

No podía faltar dentro del turbión internacional que ha provocado el apresamiento de 'los Jordis' la reacción del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, con el insulto a España siempre listo y cargado en sus plomizas e inacabables intervenciones televisivas.

Ha declarado el ínclito dirigente venezolano, con los ojos entrecerrados y el puño en alto, que "no tiene moral el Gobierno de España, que reprimió al pueblo de Cataluña, apresa al presidente de la ANC, que pone preso a uno de los líderes de la sociedad civil catalana, que tiene presos políticos, que persigue al pueblo de Cataluña".

Un ejemplo de cómo los sediciosos atropellan al estado de derecho en Venezuela

Este Lector Perplejo ha de reconocer que el sucesor de Hugo Chávez habla con criterio y autoridad en esta materia. Pocos estadistas mundiales poseen un conocimiento directo, una destreza en la aplicación y una profundidad en la mirada futura como los que atesora Maduro en cuestión de atropello de libertades públicas e individuales, de represión de la sociedad civil y de control autoritario de las instituciones democráticas.

Maduro, en fin, sabe de opresión mejor que nadie. Y la ve incluso allí donde no existe. Como en Cataluña. Es lo que tienen las eminencias en cualquier materia: transforman su pasión en su vida entera. Los impulsores del 'Help Catalonia' tienen ahí posiblemente al mejor aliado en su cruzada planetaria.

Maduro y Stalin, pocos dirigentes más autorizados que ellos para hablar de opresión

Eso sí, Maduro ha hecho estas declaraciones aclarando que no quería "meterse en el tema" porque es un "asunto interno". Pero aún ha querido aclarar más, hasta la transparencia absoluta, soltando la siguiente llamarada: "España no tiene moral para referirse al país más democrático del continente americano, el que parió al libertador Simón Bolívar, que sacó aquí a los Borbones a plomo". Nada como las cargas de fusilería para que las revoluciones resulten cien por cien cívicas y pacíficas.

Y cierra el autoproclamado faro de las libertades del cono sur riéndose de las posibles sanciones internacionales contra su país: "A Venezuela no la para nadie"... Hasta que caiga al precipicio, se dice este Lector. Una prueba más de que Maduro sabe muy bien de lo que habla, para infinita desgracia de su país y de sus paisanos.