| 30 de Septiembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Pedro Sánchez y Mariano Rajoy en el debate del 20-D moderado por Manuel Campo Vidal
Pedro Sánchez y Mariano Rajoy en el debate del 20-D moderado por Manuel Campo Vidal

El nuevo despropósito del PSOE: Sánchez se enreda en los debates

La amenaza del sorpasso de la coalición electoral entre Podemos e IU ha sumido a los socialistas en la zozobra. No atinan con la estrategia electoral y se han enredado con los debates.

| Juan de Dios Colmenero Opinión

Los equipos de campaña de las formaciones políticas están ultimando los preparativos para el debate o debates electorales que se celebren de cara al 26 de junio. Y todo es muy diferente a lo ocurrido durante la campaña del pasado 20 de diciembre.

Si hace cinco meses Mariano Rajoy sólo aceptó un debate cara a cara con el candidato del PSOE, Pedro Sánchez, y dejó el debate a cuatro en manos de la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, ahora son los socialistas los que, sin descartar la opción de cuatro bandas, ponen el acento en el debate sólo con el PP. La razón es evidente.

Todas las encuestas de las publicadas hasta el momento dicen que la coalición de izquierdas Unidos Podemos supera en votos al PSOE, y la mayoría de los sondeos también hablan de “sorpaso” en escaños. Ante esta realidad demoscópica, desde Ferraz consideran que es mejor para sus intereses polarizar la campaña y fomentar el tradicional bipartidismo del PP y PSOE.

Pero curiosamente los argumentos que ahora utilizan desde Ferraz son los mismos que en diciembre utilizaban desde Génova. El de la necesidad de “que los ciudadanos conozcan las opiniones entre los que gobiernan y lo que tienen opción de gobernar”. Exactamente el mismo argumento que utilizó Rajoy para justificar el debate a dos de la campaña de diciembre.

Ha sido el secretario de organización del PSOE y director de campaña, Cesar Luena, el que anunciaba e insistía este miércoles que su partido busca un debate cara a cara con los populares, abriendo incluso la puerta a la posibilidad de aceptar que el candidato popular no sea el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy.

Luena reclama a Rajoy que “acepte los cara a cara porque no se les puede hurtar a los españoles un debate entre quienes ahora gobiernan y entre la alternativa que gobernará a partir del 27 de junio”. Fuentes del PSOE reconocen a ESdiario que “en este momento preferimos un debate a dos que un debate a cuatro”. De nuevo el mismo argumento que utilizó Rajoy en diciembre y que no entendió el PSOE.  

El esperado debate a cuatro

Lo único claro y aceptado por todos es que habrá un debate con los líderes de las cuatro formaciones que tienen opciones de gobernar o ser decisivos para formar gobierno. Falta por decidir el terreno de juego, aunque ninguna formación a priori pone reparos a que sea en “lugar neutral” o en un formato del pool, con un señal que se distribuya a todos los medios que lo reclamen.

Mariano Rajoy que fue en diciembre el más reacio, ahora se siente fuerte. Después de los cuatro meses de negociaciones frustradas, desde Génova piensan que el panorama es distinto. Ya no temen la comparación entre lo viejo y lo nuevo, “que ha quedado superada por lo que ha ocurrido en estos meses”.

Ni tampoco temen que intenten llevar toda la discusión al “mantra” de que el PP ha descuidado las políticas sociales o a la corrupción, un problema que sigue castigando la imagen de los populares, pero que afecta por igual o en mayor medida al resto de los partidos.