17 de Mayo de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía

“Infodemia” provocada por el Coronavirus

¿Hay un exceso de información con la pandemia de coronavirus? ¿Está generando un estrés adicional a la población ya afligida por la enfermedad? Todo indica que sí y éstas son las razones.

| José Carlos Fuertes Opinión

 

 

Los médicos sabemos que es tan importante la prevención como el tratamiento de cualquier enfermedad. Y también sabemos que para que haya una buena prevención la información es esencial. 

Dicho esto, es necesario saber también que el auge de las redes sociales ha originado un gran aumento de informaciones falsas, y esto en materia sanitaria tiene unos efectos deletéreos sobre la ciudadanía y plantea a su vez grandes retos comunicativos a los profesionales de la sanidad.

¿Qué podemos hacer para contrarrestar esta tendencia y dar una información directa, eficaz y contrastada a los pacientes? La respuesta es utilizar las nuevas tecnologías, pero de forma rigurosa y diferenciada, teniendo siempre presente cual es la fuente de la que surge la noticia y en base a ello dar la credibilidad que se merezca. 

Podemos afirmar que la pandemia del Covid-19 ha traído asociada una epidemia de información que podemos llamar “infodemia”. Muchos de los datos que se difunden por los canales digitales con la misma rapidez con que lo hace el virus en la vida real, son falsos, inadecuados e incluso hasta dañinos, al crear en muchas personas miedo, angustia, e incluso cuadros de ansiedad y aumento de la hipocondría.

 

Los psiquiatras estamos viendo ya un aumento de las consultas de personas ansiosas que están descompensándose, es decir, presentando de nuevo inquietud, síntomas disneicos y cardiacos, irritabilidad, trastornos del sueño y del apetito.

 

 

 

También se ha producido un aumento de pacientes hipersensibles con antecedentes de hipocondría, quienes sufren de forma involuntaria la creencia, difícilmente rebatible por la lógica, de tener la infección vírica y de reunir todos los síntomas de este tipo de proceso. 

Es necesario dar información sanitaria, sobre todo en estos momentos de alarma social, pero la información debe de estar basada en el rigor médico y en validación y verificación de los datos expuestos. 

Hay que dosificar

La comunicación médica en las redes sociales debe darse de tal forma que permita al paciente su rápida comprensión y compuesta de contenidos fáciles de compartir para aumentar su difusión y por ende su capacidad profiláctica.

En cualquier caso, conviene evitar la contaminación no solo del siniestro COVID-19 siguiendo las recomendaciones que nos dan los expertos, sino también es necesario evitar el exceso de información contradictoria, populista y carente de rigor que corre por internet.

La mejor forma de no contraer una “infodemia” es dosificar el uso de las redes sociales y sobre todo seleccionar adecuadamente las fuentes de información y la solidez de las mismas. 

 

Dr. José Carlos Fuertes Rocañin. Presidente de la Sociedad Aragonesa de Psiquiatría Legal y Ciencias Forenses. 

www.saplycf.com

www.josecarlosfuertes.com