| 03 de Julio de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Gabriel Rufián
Gabriel Rufián

Rufián se quita la careta y llora por no poder controlar a los medios

El diputado independentista ha sacado la verdad a la luz y ha espetado que la izquierda tiene que controlar los medios para dominar el discurso social, tal y como pasa en Cuba o Venezuela

| Mr. Meme Opinión

Las sesiones de control al Gobierno son una oportunidad fantástica para escuchar los discursos que fundamentan las bases políticas tanto del Ejecutivo como de la oposición. Normalmente desde la tribuna de oradores, se pueden escuchar gritos, argumentos vacíos, mentiras y incluso algún insulto. Pero a veces, si se pone la atención precisa, se puede observar cómo los partidos se van autodefiniendo. 

Y este miércoles, el diputado de Esquerra Republicana, Gabriel Rufián, ha asomado la patita y ha dejado una frase que define a la perfección el autoritarismo y sectarismo intrínseco de la izquierda parlamentaria. Durante un discurso cargado de obviedades, afirmaciones vacías y bastante demagogia, el independentista resumió los problemas que sufre el país con unas palabras tan reveladoras como inquietantes. 

“Probablemente la izquierda no es que haya perdido la calle. Probablemente la izquierda, simplemente, haya perdido a los grandes medios de comunicación de este país”, ha espetado sin miramientos. Y nada más lejos de la realidad. La izquierda sí ha perdido la calle, ya que llevamos casi tres semanas con los transportistas en huelga y los supermercados han experimentado (y siguen experimentando) desabastecimiento en algunos productos. 

El precio de los carburantes sigue disparado, el IPC ha alcanzado un récord absoluto, la luz se mantiene en precios históricos y, mientras, el Gobierno tiembla mientras señala con el dedo a Putin y su guerra, como si fuese la justificación perfecta y el comodín a todos los problemas que genera esta izquierda desubicada y trasnochada. 

Pero el discurso de Rufián no se quedó ahí, alentando a que la izquierda domine los medios de comunicación para seguir lavando cerebros. El secesionista siguió con su argumentario diciendo: “Porque señorías, el periodismo no es decir que hay una protesta en la calle. El periodismo es decir que hay una protesta y fachalecos con chalecos amarillos por encima aprovechándose de ello”. 

Es decir, que Rufián quiere controlar los medios y dar lecciones de periodismo. Decirle a los redactores de este país cómo se tiene que informar. Enseñar a los profesionales que es mejor cubrir con una manta las protestas de la ciudadanía cansada de este gobierno incompetente que hacer frente a la realidad. Lecciones, las justas. Y más cuando se empieza a acabar la fiesta para este Gobierno estancado.