| 13 de Octubre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
La pareja de guapos atraviesa una crisis matrimonial.
La pareja de guapos atraviesa una crisis matrimonial.

Los verdaderos motivos de la separación de Feliciano López y Alba Carrillo

La pareja atraviesa la peor crisis poco después de pasar por el altar. Pero la situación viene de antes, mucho antes. La modelo está rota y sobrepasada por una relación que le hace infeliz.

| Saúl Ortiz Opinión

Feliciano López y Alba Carrillo están en crisis. Supe de la situación hace meses pero opté por el silencio a tenor de la delicada situación en la que se encontraba la modelo. Rota y descangallá. Triste y sobrepasada por una relación que no le hace feliz. Es innegable que la pareja está atravesando su peor crisis, que se inició pocos meses después de pasar por el altar. Incluso antes. Mucho antes. 

Es cierto que, como se ha divulgado, la pareja está atravesando una grave crisis sentimental. Sin embargo, Alba ha intentando nadar a contracorriente para encontrar una solución. La modelo es noble, pasional y tremendamente conservadora y, en realidad, siempre creyó que había encontrado al hombre de su vida. Aunque no ha tirado la toalla, sabe que su situación es más bien delicada y que, en estos momentos, la separación es un hecho que, aunque según ABC Alba no ha querido confirmar, es indiscutible. 

La familia de Feliciano López pretendía controlar los movimientos de la pareja y que, en efecto, esta actitud asfixiaba a Alba. La asturiana nunca fue bien recibida y que ha tenido que soportar situaciones realmente incómodas



Los motivos reales poco o nada tienen que ver con los explicados en otros medios. La distancia nunca había resultado un problema para ellos. Pero sí la intromisión poco corriente de los padres y del hermano del deportista, que han hecho mella en la relación. Me explican con contundencia que la familia de Feliciano López pretendía controlar los movimientos de la pareja y que, en efecto, esta actitud asfixiaba a Alba. Me insisten en que la asturiana nunca fue bien recibida y que ha tenido que soportar situaciones realmente incómodas.

Así mismo, las fotografías publicadas de López -obtenidas durante un viaje a Miami- en las que aparecía acompañado por una mujer de curvas peligrosas causaron un gran estrago en el matrimonio. Aun así, Alba quiso dar la cara por su marido y, tras enjugarse las lágrimas, defendió lo imposible ante las cámaras de televisión. La procesión iba por dentro y Alba prefirió no confirmar las sospechas y escurrir el bulto para mantener una relación que, ya por aquel entonces, hacía aguas. 

Ahora, Alba pretende seguir con su vida. Si bien es cierto que todavía hay una conversación pendiente con su marido, tiene el convencimiento de que la situación está descontrolada. Por mucho amor que sienta por él, la realidad es excesivamente dolorosa. Aun así, no me extrañaría que Carrillo volviera a ceder y, pasado el tiempo, confiara de nuevo en Feliciano, que suele terminar como El Rosario de la Aurora con todas sus parejas.

Es el caso de María José Suárez. Con la maniquí vivió una relación tóxica, de la que fui testigo muy cercano, con graves acusaciones y episodios para olvidar. Fui el primer periodista en hacer públicos los durísimos mensajes que se enviaron y que revolucionó las ventas del periódico El Mundo para el que colaboré durante más de cinco años.