| 17 de Enero de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Posando como una familia feliz
Posando como una familia feliz

Doña Leonor y Doña Sofía, amargadas por las decisiones de la Reina Letizia

Como buenas niñas, acatan lo que les dicen sus padres. Pero, a su edad, empiezan a cuestionar ciertas decisiones. Entre ellas, el mantenerlas aisladas de los que, antaño, eran sus favoritos.

| Mar Yuste Opinión

Doña Letizia y Don Felipe siempre han demostrado que una de sus máximas prioridades son sus hijas. Se vuelcan en ellas, en su educación y en intentar mantenerlas en un clima de “normalidad” propio de un niño.

Más allá de ciertas funciones y citas que son inevitables por el importante peso que tienen en la institución monárquica que representan, Letizia impuso desde el principio su ley de darles tranquilidad a las que son las niñas de sus ojos. Algo que ha sido muy criticado.

Mientras el resto de Casas Reales europeas posan con sus retoños y les instan y enseñan a asistir a ciertos actos en los que deben estar, los cuñados de los Urdangarin se enrocan en mantener alejadas a sus hijas de todo esto.

Letizia impuso su ley de darles tranquilidad a las niñas de sus ojos. Algo que ha sido muy criticado.

Y es que, si su madre lo hace para sí misma en su vida privada, en sus sesiones de amigas o en sus vacaciones secretas en familia o en soledad, ¿cómo no va a hacerlo para Leonor y Sofía?

Pero hay límites y el afán de mantener a la Infanta y a la Princesa de Asturias en un clima perfecto empieza a pasar factura. Leonor y Sofía son felices, nadie lo duda, pero parece que ciertas decisiones de su madre empiezan a pasarles facturas. Incluso hay quién apunta a que, supuestamente, estarían empezando a cuestionar a su madre.

Y es que las nietas de Don Juan Carlos y Doña Sofía no acaban de entender por qué no pueden ver a su abuela Sofía, que era una de sus favoritas. Ya se les prohibió en el pasado jugar y mantener contacto con los hijos de Cristina e Iñaki Urdangarin; algo “entendible” por la situación de esta rama familiar y lo mal que se lleva Letizia con ellos. Pero es que tampoco muestran mucha predilección por un antaño díscolo Froilán.

Tampoco se salva de la quema la formal Victoria Federica. Con lo buena niña que es la hija de Elena de Borbón. Quizás Doña Letizia sólo quiere que sus hijas tengan relación con su propia familia. ¿Se fiará más de ellos?

Ciertos rumores

Pilar Eyre, después de ver a Doña Sofía posando en la misa de Pascua en Palma de Mallorca junto a Letizia, Felipe, Leonor y la pequeña Sofía, contaba que todo eso era puro teatro ya que la abuela tenía prohibido ver a sus nietas.

Según Eyre, fue la propia Sofía la que lo confesó en una comida familiar en Grecia. No se cómo están Leonor y Sofía, no me dejan verlas, habría dicho la reina emérita. Y que, en cambio, la madre de Doña Letizia, Paloma Rocasolano, se pasaba el día en Zarzuela; durmiendo muchas veces allí.

Por todos es conocida la estricta educación que se ha impuesto a Leonor y Sofía pero, parece, que éstas empiezan a estar un poco cansadas. Acusan tanto aislamiento y sobriedad. No entienden que no se puede volver a lo que conocieron una vez y, sobre todo, porque no podrían ver a una de sus abuelas más queridas.

Parece que los posados, como el reciente en Palma, tienen sólo de real los títulos que llevan sus protagonistas…