| 24 de Octubre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía

El vídeo de la delegada socialista acorralada por no prohibir la marcha nazi

Mercedes González está envuelta en la polémica por no prohibir y luego no disolver la manifestación nazi. Ahora dice que disolverla era un peligro porque había niños y ancianos.

| Mr. Meme Opinión

La manifestación nazi del pasado sábado se ha convertido en un quebradero de cabeza para una delegada del Gobierno en Madrid, Mercedes González, que ya no tiene argumentos ante una oposición que ha llegado a pedir su dimisión.

Por ello, acorralada por las circunstancias y en un tono bastante vehemente ha intentado justificar su actuación a toda costa. De hecho, además de cargar contra el consejero madrileño, Enrique López, ha asegurado que en ningún momento se planteó disolver la "vomitiva" manifestación neonazi desarrollada el sábado en Chueca porque "transcurrió sin incidentes" y, de haberlo hecho, hubiera provocado cargas contra niños y mayores, una "batalla campal".

Bien es cierto que si la policía hubiera actuado la situación de tensión habría ido a mayores, pero tanto como para hablar de batalla campal, en la que las víctimas habrían sido niños y mayores, parece un tanto exagerado, puesto que no hay más que ver los vídeos de la marcha para darse cuenta de que muchos niños y mayores no había.

González ha recalcado que solo se pueden disolver manifestaciones cuando se producen incidentes de orden público o se agrede a policías; "no se puede disolver cargando contra otras personas, mayores y niños".

Además, ha arremetido contra todos asegurando que se ha percatado durante estos meses que todos tenemos dentro un entrenador de fútbol, también un virólogo y, ahora con la situación del volcán de La Palma, un vulcanólogo, pero le extraña que "un juez con la reputación" de Enrique López pida que se suspenda la marcha.

Por todo ello, concluye ue va a seguir en el cargo, pese a las críticas, y que no va a dimitir porque considera que "tiene la conciencia muy tranquila y se ha atenido a lo que marca la Ley", aunque la Fiscalía ya tenga la marcha en el punto de mira.