| 28 de Septiembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Kate Winslet, "gorda y vieja"
Kate Winslet, "gorda y vieja"

El País desata una tormenta por llamar "gorda y vieja" a una actriz de 45 años

Una periodista del diario intenta alabar a Kate Winslet y se hace viral por considerarla maravillosa haciendo de "gorda y vieja" cuando solo actúa como alguien de su edad.

| Mr. Meme Opinión

El País llama "gorda y vieja" a Kate Winslet, de 45 años from ESdiarioTV on Vimeo.

Se suponía que la periodista Nuria Labari quería rendir tributo a Kate Winslet, protagonista de la serie del momento, un thriller de HBO titulado "Mare of Easttown" donde luce como la fantástica actriz que es desde hace décadas.

Pero para hacerlo, lanzó una curiosa teoría resumida en su explosivo titular: "Por qué nos gusta más Kate Winslet gorda y vieja que de musa del Titanic". Podría suponer que la artista encarnaba a una persona de 90 años de aparatosa redondez, pero no: simplemente actúa como una mujer de la edad real que tiene: 45 años.

¿Qué estaría viendo la inefable crítica para salir en defensa de esta "vieja y gorda" a la que, según el estallido viral de las redes sociales, solo ella veía como "vieja y gorda"? Su explicación, muy #Metoo y muy econfriendlyfeminista ahonda en la polémica:

 

"Lo que Hollywood no debió pensar cuando subió a Kate a aquel barco es que la niña rica del Titanic era en realidad una pobre, clase obrera británica para ser precisos. Eligieron de novia de América a una maldita infiltrada. Una inmigrante gorda y desprejuiciada. Lo inexplicable ahora es que a todo el mundo le guste esta mujer de cuarenta y cinco años, destruida, cargada de pasado, hecha y deshecha. Lo inexplicable para Hollywood. Porque la belleza y la verdad siempre fueron la misma cosa".

Solo ella la ve gorda y vieja

¿De verdad, Labari? Como quiera que la cronista responde a un prejuicio que al parecer solo ella tiene, aunque sea para desmontarlo, el ajuste de cuentas en Twitter a ella y a la cabecera que publica este "excusatio non petita..." de manual, ha sido demoledora:

 

 

Y es que a veces se nos va la mano y, al denunciar fantasmas imaginarios, solo sacamos los prejuicios propios: defender a Winslet de un ataque que no ha insistido revela un prejuicio propio que la periodista de El País ha delatado sin querer, golpeándose en el pecho para salir al rescate de una mujer de 45 años percibida como una mujer de 45 años por todo el mundo a la que nadie atacaba por esa razones.

 

 

 

Quizá el mejor resumen de la tormenta provocada por El País lo hace una perspicaz tuitera con unas pocas líneas demoledoras que, tal vez, saquen de su paroxismo a la crítica que fue a por lana y salió trasquilada. Ojo al memorable mensaje que, en términos jurídicos, equivale al célebre "No hay más preguntas, señoría".