| 27 de Septiembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse

La denuncia viral de un agricultor ante la imposibilidad de vivir del campo

Lluis Miquel soñaba con seguir la tradición agrícola de su familia pero la crisis de los precios le ha llevado a quemar la plantación y abandonar el campo

| Mr. Meme Opinión

Lluis y Lluis Miquel son padre e hijo y tienen una plantación de naranjas en Valencia y en los últimos días han decidido prenderles fuego para mostrar la situación que están viviendo y es que les es insostenible mantener su negocio.  Este año les querían pagar el kilo de naranjas a 4 céntimos cuando el coste de producción es de 30. Dejan de ser precios competitivos y han decidido echarse a un lado aunque reconocen con pesar que "esta decisión no se toma de un día para otro", han reconocido padre e hijo en 'Espejo Público'.

Este año se han quedado la naranja del campo esperando a ver qué pasaba a final de la campaña. Finalmente la tuvieron que vender para zumo a 4 céntimos el kilo y han optado por arrancar los naranjos. Ahora están pensando en nuevas plantaciones más rentables pero no encuentran un negocio del campo que sea sostenible. El padre de familia, ha señalado que en Europa hay 2.000 contenedores de naranjas de Sudáfrica parados porque vienen contaminados sin el tratamiento que requiere la UE y con este panorama seguir se hace muy cuesta arriba.

 

La quema de este año no es la primera que realiza esta familia que también el año pasado acabó por abandonar otros terrrenos citrícolas en Bétera, en El Camp de Túria. "Vivimos en ciudades acostumbrados a ir al súper a hacer la compra pero vivimos de espaldas a lo que es la huerta y la realidad del campo valenciano", ha lamentado.

El hecho de publicarlo en redes obecede a una llamada de atención que quiere hacer este joven que lamenta que además de las pérdidas económicas este abandono de los cultivos supone una pérdida sentimental. "Estos campos han pertenido toda la vida a nuestra familia y nos hemos visto forzados a llevar a cabo el arranque y la quema de este cultivo", ha comentado.