| 25 de Noviembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Elon Musk
Elon Musk

La ola de despidos de Elon Musk en Twitter dispara las alarmas sobre su cierre

Los usuarios de la red social hacen tendencia el cierre de las oficinas centrales tras la compra de Elon Musk pronosticando un posible cierre; el resultado, miles de memes sobre la situación

| Mr. Meme Opinión

Hace algo más de un mes, el multimillonario Elon Musk compró la red social Twitter para “devolverle la libertad de expresión”. Poco después, miles de anunciantes decidieron huir despavoridos por el temor de que los “trolls” y cuentas de odio se hicesen con el poder de la red social. 

Ante la bajada de ingresos por la pérdida de anunciantes, Musk rectificó y aseguró que los filtros de contenido y las normas de uso de la red social seguirían vigentes y, como respuesta “brillante”, anunció que las cuentas que quisiesen ser verificadas deberían pagar 8 dólares mensuales para mantener su “check blue” (verificación oficial como personajes públicos reconocidos). 

Algo que provocó que cientos de famosos abandonaran la red social y, lo que es más importante, que muchos usuarios pagaran 8 dólares por una verificación que en realidad era falsa para, poco después, hacerse pasar por empresas. Como ocurrió con una farmacéutica que no estaba verificada, la cual fue replicada por un perfil falso anunciando que dejaba gratis la patente de uno de sus medicamentos. El resultado: la caída brutal de la compañía en bolsa. 

Es el peligro del “profeta”: anunciar que devolverás la libertad a una red social tomada por la izquierda sin un plan sólido de fondo. La improvisación personificada que, como resultado, ha provocado el despido del 50% de la plantilla de la empresa, e incluso el cierre físico de las oficinas centrales en Estados Unidos ante el riesgo de que sus propios empleados boicoteasen la plataforma. 

Y es que ese anuncio de cierre de las oficinas de Twitter ha provocado que muchos saquen la conclusión de que la red social tiene los días contados y que, con el movimiento de Musk de quitar el control de la empresa a sus empleados y depositarla en su núcleo más cercano, lo que se esconde de fondo es “la crónica de una muerte anunciada”. 

Por el momento fuentes de la CNN aseguran que la red social no corre peligro, pero los memes ya están en circulación, las hipótesis corren como la pólvora y las acciones de Twitter caen hacia el suelo como un pájaro herido que, por mucho que lo intenta, no puede recobrar el vuelo. Por eso, Twitter está hablando, ahora, de Twitter. De su propia muerte. #RIPTwitter, o lo que es lo mismo, “Descanse en Paz, Twitter”.