| 01 de Julio de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Felipe Sicilia
Felipe Sicilia

El PSOE pide "el fin de la prostitución" tras dilapidar dinero en puticlubs

Felipe Sicilia ha pedido que en Andalucía no se terminen los contratos “yéndose de putas” obviando las decenas de miles de euros gastados en prostitución por cargos socialistas

| Mr. Meme Opinión

El socialista Felipe Sicilia ha hecho gala este martes de la más absoluta bajeza política. Como suele ser habitual en la izquierda, su superioridad moral les obliga a dar lecciones a la sociedad, olvidando su vergonzoso pasado marcado por la corrupción y el descontrol. Buena muestra de ello son las agallas con las que el portavoz de la Ejecutiva Federal del PSOE ha pedido el fin de la prostitución en Andalucía. 

Un territorio en el que gobernaron durante décadas perpetrando la mayor trama de corrupción en la historia de la democracia con los ERE y donde varios políticos socialistas dilapidaban el dinero público en puticlubs. Ahora, Sicilia quiere que esos locales desaparezcan por el bien de las mujeres. Y lo hace regañando a la población.

“No puedo olvidarme de otra violencia sobre las mujeres: la prostitución. La hemos normalizado. Quiero una Andalucía que acabe con la prostitución. Hablamos de clientes y de consumir prostitución. La mujer no es un bien ni un servicio. Se paga por una agresión. Por una violación”, ha señalado Sicilia.

“Yo quiero una Andalucía donde las despedidas de soltero no terminen yéndose de putas.  En la que un trato no termine cerrándose en un puticlub. Una Andalucía que no tenga puticlubs en sus carreteras”, ha añadido el socialista en una intervención en la que ha definido a sus excompañeros de partido condenados por la trama de corrupción de la Faffe como “violadores”.

Y es que ese discurso anti-prostitución, que precisamente se ha hecho en Andalucía, choca frontalmente con el pasado de un PSOE corrupto en ese territorio. Un pasado en el que durante al menos seis años el exdirector general de la Fundación Andaluza Fondo de Formación y Empleo (Faffe), Fernando José Villén Rueda, gastó más de 10.000 euros de fondos públicos, camuflados en una partida de publicidad, en fiestas en prostíbulos.  

Un pasado del que los expresidentes de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves y José Antonio Griñán, condenados por estar en los máximos cargos de responsabilidad durante esta corruptelas, no se han hecho responsables. Han guardado silencio ante la comisión de investigación del Parlamento andaluz. Pero ahora el mismo partido que los llevó a la presidencia autonómica da por hecho que los andaluces, en buena medida, “se van de putas”.

Pero lo más grave no es que el pasado del PSOE esté manchado por la corrupción en puticlubs. Lo terrorífico es que dan lecciones cuando en la secretaría general en la calle Ferraz y en el Gobierno de España en Moncloa está un señor que tiene por suegro a un propietario de "saunas" en Madrid especializadas en la explotación comercial homosexual. Pero la prostitución parece que solo afecta a las mujeres según el PSOE. 

No hay nada nuevo: primero roban, luego se van de puticlubs con el dinero de todos los españoles y, por último, dan discursos morales con el ceño fruncido mientras señalan con el dedo a los andaluces por “irse de putas” en despedidas de soltero. El debate sobre la prostitución y su ilegalización, es otro tema. El que aquí nos ocupa es el de la falta de vergüenza socialista, que dice luchar por las mujeres cuando sus condenas por corrupción dicen todo lo contrario.