| 11 de Agosto de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Descarbonización: en qué consiste y cómo alcanzarla
Descarbonización: en qué consiste y cómo alcanzarla

Descarbonización: ¿qué es y cómo alcanzar este objetivo sostenible?

Descubre qué es la descarbonización y por qué es necesario alcanzar uno de los objetivos sostenibles más importantes del siglo XXI

| Redacción Sostenibilidad

La descarbonización es uno de los procesos que debes conocer para poder reducir las emisiones de CO2 a la atmósfera y ser más sostenible. Esto es todo lo que tienes que saber.

Las tendencias sostenibles hoy día son de lo más variadas. Seguro que eres capaz de amoldarte a todas y cada una de ellas fácilmente, no sin antes conocer qué es la descarbonización y por qué es de lo más necesaria para poder ser mucho más sostenible.

Toma nota de cada uno de los datos proporcionados comienza la transformación a una vida llena de sostenibilidad y respeto por el medio ambiente.

 

 

Qué es la descarbonización 

La palabra descarbonización puede no sonarte de nada, aunque realmente debes tenerla en cuenta en tu día a día. Se trata de un proceso cuyo fin principal es reducir las emisiones de carbono en el medio ambiente.

La descarbonización basa su actuación en la reducción de emisiones de CO2 fruto de la industria y los transportes, dado que son los principales causantes de los problemas medioambientales. Algunos de ellos son:

  • El efecto invernadero
  • El cambio climático
  • El calentamiento global

Descarbonización: Qué es

 

 

Cómo se consigue la descarbonización

Si quieres saber cómo se consigue la descarbonización, la respuesta está en las energías renovables. Al ser energía provenientes de recursos naturales que no se agotan, generan un impacto medioambiental prácticamente nulo.

Durante un periodo largo de tiempo, las industrias han empleado combustibles fósiles, convirtiéndose así en uno de los principales focos de los problemas medioambientales. Por tanto, la descarbonización plantea como solución disminuir el impacto, mediante el uso de estas energías renovables. 

La transición energética que supone esteproceso implica modificar cadenas de producción de energía, con la idea de eliminar el carbono empleado en el proceso. De esta forma, se usarán energías limpias, cuyas emisiones sean bajas o nulas.

No todo se modifica o cambia en las líneas de producción, sino que tienen lugar fuera:

  • Aprovechar los recursos naturales, como la luz natural
  • Promover reducción de gases contaminantes en zonas residenciales
  • Establecer cambios a niveles energéticos fomentando la eficiencia
  • Fomentar la movilidad sostenible en personas naturales, jurídicas e incluyendo transportes aéreos y marítimos.

 

Descarbonización en España: en qué punto estamos

La descarbonización en España es posible. Para ello, se espera alcanzar, a través de la Estrategia de Descarbonización a Largo Plazo definida por el Gobierno en 2020, la cual establece lograr la neutralidad de carbono en el año 2050.

En el documento se incluyen los beneficios que este proceso permitiría alcanzar en España, destacando siempre la creación de nuevos empleos y un crecimiento económico importante.

Cada vez son más las empresas que esperan conseguir la descarbonización en España, siguiendo siempre los acuerdos sostenibles propuestos por Europa para alcanzar los objetivos propuestos para el año 2050.

Descarbonización en España

 

Objetivos que deberían conseguirse en 2030

Está claro que la transición a la descarbonización es sólida y flexible, por lo que es necesario contar con todas las tecnologías y energías disponibles en el mercado durante este periodo. 

Prescindir de energía como la nuclear, del carbón o de productos y combustibles petrolíferos entre hoy y 2030 de forma prematura, podría poner en riesgo la eficiencia económica de la transición o la seguridad de suministro.

Estos son algunos de los objetivos que se deberían conseguir en 2030.

  1. Los coches eléctricos debería ser entre un 7% y un 10% del total.
  2. Entre el 20% y el 25% del transporte de mercancías deberá llevarse a cabo a través de ferrocarril eléctrico y entre el 34% y 46% por camiones que deberían usar gas natural.
  3. El ritmo de inversión en renovables para 2030 debería ser similar al alcanzado entre los años 2001 y 2012.
  4. El consumo eléctrico de los hogares y empresas debe representar hasta el 65% del total.