| 06 de Febrero de 2023 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Startup trabajando en un proyecto
Startup trabajando en un proyecto

España tiene, por fin, su Ley de Startups

El Congreso ha aprobado de forma definitiva la Ley de Startups, formalmente bautizada como la Ley de Fomento del Ecosistema de Empresas Emergentes

| Manuel Lemos Tecnología

Tras años de debate y enmiendas propuestas (más de 80) por los distintos partidos políticos, finalmente ha salido adelante en el Congreso de los Diputados. Por lo tanto, a partir de 2023, España contará con una ley pionera que introduce múltiples ventajas fiscales para las startups.

Entre otros asuntos que trae de nuevo esta Ley es que los emprendedores pagarán menos impuestos al comienzo de su actividad económica, mientras que España quiere llamar a nómadas digitales de todo el mundo a asentarse en nuestro país aunque pagando un nuevo impuesto.

Se prevé que la Ley de Startups entre en vigor a comienzos de 2023. Esto llega tras muchas quejas del sector que han tachado la nueva legislación de ser poco realista, entre otros asuntos.

Una de sus grandes novedades es la creación de un visado especial de Nómadas Digitales para titulares que trabajen para sí mismos o para empleadores de cualquier lugar del mundo que quieran realizas sus tareas desde España y residir aquí formalmente. Hasta ahora, un nómada digital puede estar aquí de forma legal como turista, lo que limita sus estancias. Y también hacía que no tuviesen que pagar impuestos aquí.

Y…¿Qué se considera una “startup"?

 La definición de startup es quizás lo más relevante, ya que determinadas medidas se aplicarán o no en función de ello. Finalmente será la Empresa Nacional de Innovación (ENISA) quien acredita que una empresa encaja como startup.

Entre los criterios se tendrá en cuenta que no tengan más de cinco años de antigüedad, ampliables a siete años en ciertos sectores como las biotecnológicas, energía o industriales. Deberán tener su sede social en España, mostrar un "carácter innovador" y que no hayan facturado más de 10 millones de euros.

Uno de los propósitos de esta regulación que ha sido aprobada por casi todos los partidos del congreso es el de fomentar la agilidad administrativa para que emprender no sea un proceso demasiado complicado.

Habrá lo que se llama como "una ventanilla única y telemática para la certificación de empresas innovadoras". Además, los inversores que no residan en España no necesitan obligatoriamente tener el número de identificación de extranjeros (NIE). Sí necesitan números de identificación fiscal (NIF).