| 03 de Febrero de 2023 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse

La importancia de la innovación y la transformación digital en la salud

La innovación tecnológica y la transformación digital en el sector de la salud son fundamentales, sobre todo, en un entorno tan incierto y complejo como en el que estamos en estos momentos.

| Carlos Nieva Tecnología

La llegada de la pandemia ha empeorado la frágil situación en la que se encontraba el sector de la salud, debido fundamentalmente a un mayor envejecimiento de la población, lo que conlleva un aumento de pacientes con enfermedades crónicas, y por tanto, a un aumento de los recursos necesarios tanto económicos como de profesionales, lo que está ocasionando  un colapso en el sector. 

Según un estudio de PWC, para poder hacer frente a esta situación y garantizar los más altos estándares de calidad asistencial para los pacientes, es imprescindible invertir en innovación y tecnología sanitaria. Este proceso de innovación no sólo mejora los procesos ya existentes, sino que introduce nuevos campos como la telemedicina, que proporciona una asistencia mucho más personalizada al paciente.

Un ejemplo de ello es Movistar Salud, el servicio de atención sanitaria creado por el referente mundial Teladoc y Telefónica para realizar consultas médicas en tiempo real desde cualquier dispositivo con la máxima privacidad y seguridad.

Hoy en día, existen diferentes modelos de innovación; y uno de ellos es el modelo de “open innovation”, con el que se busca la colaboración de todos los agentes del sector. Gracias a ello la innovación proviene tanto de dentro (hospitales, centros de salud, etc.) como de fuera (start-ups, empresas tecnológicas, Industria, universidades, etc.). 

La clave del éxito de este modelo de innovación es la co-creación. Los profesionales asistenciales son los que detectan las necesidades y las trasladan a las empresas tecnológicas, como Telefónica, o a las Universidades para poder diseñar una solución.

La transformación digital, fundamental en el proceso

Una de las palancas que están ayudando en este proceso es la transformación digital en el sector de la salud. Desde Telefónica proporcionan el uso de herramientas digitales, como pueden ser la inteligencia artificial, la impresión 3D, la realidad virtual, etc., que van a permitir restructurar los procesos actuales haciéndolos más eficientes y eficaces.

Una de las tecnologías aplicadas a la Sanidad es la Realidad Virtual, que permite el tratamiento de fobias o la gestión del dolor, ya que permite exponer al paciente a su fobia de forma controlada o trasladarle a un lugar relajante. Por ejemplo, si un paciente tiene miedo a volar, podemos ponerle unas gafas de realidad virtual y hacer que se encuentre dentro de un avión. 

A través de la Realidad Virtual también se puede tratar la enfermedad del Alzheimer, con el objetivo potenciar la concentración del paciente y mejorar su actitud, a través de la reproducción de eventos, experiencias o reuniones familiares que pueden estimular la memoria del paciente.

Otra de las tecnologías que están demostrando su eficacia, es la Realidad Aumentada, que superpone imágenes y/o información sobre la imagen real que estamos viendo, por tanto, nos da una información aumentada de nuestro entorno. Esto puede mejorar la formación de los estudiantes de medicina, ya que pueden simular operaciones sobre impresiones 3D de cuerpos, ojos, corazones veían sobre ellos imágenes reales de todas las partes del cuerpo. 

La importancia del Big Data e Inteligencia artificial

Pero sobre todo, una de las tecnologías que va a provocar una mayor revolución y un gran impacto durante los próximos 10 años en el sector de la salud son el Big Data y la Inteligencia Artificial (I.A.).

El Big Data puede tratar información de diferentes formatos, videos, audios, RMN, TAC, Ecografías, texto, etc., de una manera conjunta y a una velocidad elevada. Gracias al análisis de estos datos nos dirigimos hacia una medicina más personalizada, preventiva, participativa, predictiva y poblacional, lo que se denomina la medicina de las 5P.

Esta “Gran Base de Datos” ha permitido el desarrollo de otra tecnología emergente, la Inteligencia Artificial (IA)., que no es más que una serie de algoritmos matemáticos que simulan el comportamiento de la mente humana.

Actualmente estas dos tecnologías van a ser una pieza importante dentro de las mejoras necesarias para tener una sanidad sostenible.

Mediante la IA se va a poder disponer de herramientas de ayuda al diagnóstico gracias al desarrollo de algoritmos basados en análisis de grandes volúmenes de datos. De hecho, ya existen algunos algoritmos aprobados, por ejemplo, la FDA aprobó un algoritmo que es capaz de detectar retinopatías mediante el análisis de retinografías sin necesidad de la intervención de un profesional.

Otro ejemplo es Accexible, startup que se encuentra en Wayra, que es capaz de detectar Alzheimer de manera precoz gracias al algoritmo que han desarrollado y que se basa en el análisis de los biomarcadores de la voz.

Sin embargo, el sector de la salud es uno de los sectores con mayores resistencias al cambio, y por ello, no pueden relajarse y deben estar en constante adaptación para asegurar una medicina lo más eficaz posible para el paciente.