| 21 de Octubre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Pablo Iglesias
Pablo Iglesias

El Constitucional amarga la 'jubilación' a Iglesias y ya escruta su ley estrella

El tribunal de garantías ha decidido admitir a trámite el recurso interpuesto contra la Ley de Protección de la Infancia y la Adolescencia, bautizada como ley Rhodes.

| A. J. Tribunales

El Tribunal Constitucional mirará con lupa la ley estrella presentada por Pablo Iglesias. La Ley de Protección de la Infancia y la Adolescencia, bautizada como ley Rhodes, en honor al pianista queha amenizado alguna de las principales intervenciones de Sánchez.

El tribunal de garantías ha recordado que el recurso fue presentado por más de cincuenta diputados del Grupo Parlamentario de Vox contra varios preceptos de la norma porque podrían vulnerar entre otros preceptos constitucionales, la libertad ideológica y religiosa, el derecho de los padres a que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones, el derecho a la intimidad y el derecho a la tutela judicial efectiva.

 En concreto, el partido se fijó en determinados aspectos comprendidos en los artículos 30, 26 y 27, en un apartado de la disposición final primera y en otro de la disposición final segunda.

De hecho, la diputada de Vox, Macarena Olona, ya señaló cuando se presentó el recurso que esta norma refleja una "máxima",  "que los hijos no son de los padres, sino del Estado", puesto que "será el Estado el que nos diga qué se debe entender por un buen padre y una buena madre".

El Tribunal Constitucional apunta que de la sentencia que se dicte en su día será ponente el magistrado Andrés Ollero, quien casualmente es también el magistrado ponente de la sentencia relativa al recurso que presentó en 2010 el PP contra la ley del Aborto.

Ahora, el tribunal ha acordado dar traslado al Congreso de los Diputados, al Senado y al Gobierno de la demanda y los documentos presentados, para que puedan personarse en el proceso en el plazo de quince días y formular las alegaciones que estimen convenientes.