11 de Abril de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
Pedro Sánchez y Pablo Iglesias en el Senado.

Iglesias amenaza a Sánchez con sentar a Bildu en el CGPJ si pacta con Casado

El líder de Podemos ha dinamitado en tres ocasiones el pacto de socialistas y populares para la renovación del órgano de gobierno de los jueces que negocian Juan Carlos Campo y Enrique López

| María Jamardo Tribunales

 

Las conversaciones entre el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, y el consejero del ramo en la Comunidad de Madrid, Enrique López, continúan para tratar de desbloquear, a través de un acuerdo, la renovación del CGPJ.

Una situación que no gusta nada a Podemos y que la formación que lidera Pablo Iglesias ha conseguido dinamitar hasta la fecha en tres ocasiones, confirman a ESdiario fuentes próximas a la negociación.

Iglesias amenaza a Sánchez con ceder a ERC o incluso a Bildu uno de los vocales que, por cupo de representación parlamentaria, le corresponderían en el Consejo si finalmente se produce el anuncio del pacto político que socialistas y populares han conseguido alcanzar varias veces pero que nunca consiguen anunciar.

El veto inamovible del Partido Popular, y empeño personal de su presidente Pablo Casado, a que Podemos acceda a un asiento en el gobierno del Poder Judicial parece ser la causa del chantaje de Iglesias a sus socios en el Ejecutivo.

"A Podemos no le interesa que el PSOE esté alineado en nada con el PP", apuntan las mismas fuentes consultadas por este diario. Por ello, la estrategia de la formación morada en una de las cuestiones mollares de la legislatura pasa por tensionar al Gobierno, cada vez que se cierra un acuerdo, y hacerse valer en un mensaje al más puro estilo 'no nos quieren pero nos necesitan'.

Casado mantiene inamovible su veto a que Podemos acceda al Poder Judicial e Iglesias contrarresta chantajeando a Sánchez

Por su parte, los socialistas son conscientes de la línea roja que supondría -pese a su mayoría de vocales en un futuro y eventual nuevo CGPJ- sentar a los independentistas de ERC, cuyo líder fue condenado por el Supremo por sedición, o a los abertzales de Bildu en el Pleno de la institución. No es lo mismo aprobar unos presupuestos con el apoyo de Bildu que tener a uno de sus representantes en el máximo órgano de representación de los jueces y magistrados.

 

De ahí los recientes ataques de Podemos a la ex magistrada y actual ministra de Defensa, Margarita Robles, que más allá de las decisiones propias de su cartera se ha postulado como uno de los mayores baluartes del Gobierno en la defensa de los valores constitucionales y la visión de Estado que los de Iglesias aspiran a desestabilizar.

Podemos, fuera

Todos los avances apuntan a que la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) pactada por PSOE y PP, cuyos acuerdos se han materializado hasta en tres ocasiones, pero que no se han hecho públicos, por distintas razones, cuentan además con la bendición del PNV.

Tal es así que ESdiario pudo confirmar en exclusiva no sólo que la lista final de miembros ha estado cerrada y los nombres consensuados entre las tres formaciones -en un Consejo mayoritariamente femenino- sino el nombre de la candidata favorita a presidirlo: la magistrada Pilar Teso. Un pacto en el que los nacionalistas vascos se harían con un vocal, incluso hasta dos, y los populares habrían conseguido su propósito de dejar fuera de la lista a Podemos, que no lograría "colocar" a ninguno de sus candidatos.

El PSOE, a dos bandas

El PSOE, sin embargo, juega a dos bandas porque mientras Campo y López mantienen vivas e ininterrumpidas las conversaciones, los socialistas mantienen su alineación parlamentaria con Podemos para imponer su particular agenda y activar parcialmente el Congreso con el objetivo de acelerar el cerco al Consejo General del Poder Judicial. Y, con él, perpetrar el 'asalto' a la Justicia que tanto ansían los de Pablo Iglesias.

No en vano llama la atención que en la única Comisión activa hasta febrero en el hemiciclo, la de Justicia, vaya a ser la única actividad parlamentaria que va a permitir la mayoría Frankenstein en el arranque de 2021. Junto a otra bien significativa: la puesta en funcionamiento de la comisión Kitchen para investigar las intimidades del Ministerio del Interior en la etapa de Mariano Rajoy.