05 de Mayo de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad

Los Franco preparan la salida de la biblioteca de Pardo Bazán desde Meirás

Los nietos del dictador han solicitado a la Xunta de Galicia el traslado de los BIC de los que son propietarios: 3.000 volúmenes literarios y dos esculturas del Maestro Mateo.

| María Jamardo Tribunales

El Juzgado de Primera Instancia número 1 de La Coruña autorizó a los Franco la mudanza de las "cosas, bienes muebles y objetos" de su propiedad que hay en el interior del Pazo de Meirás, en el plazo de un mes. Con la diligencia de ordenación judicial en la mano, la familia del dictador prepara ya el traslado de todos los enseres "incluidos los declarados como bienes de interés cultural (BIC)" entre los que se encuentran la biblioteca donada a Franco por los herederos de la escritora gallega Emilia Pardo Bazán y dos esculturas del Pórtico de la Gloria, obra del maestro Mateo.

Los Franco sacarán todas sus pertenencias "lo antes posible" y para ello ya han presentado "la solicitud administrativa" necesaria para que la Xunta de Galicia "autorice el transporte" de la histórica colección literaria y las figuras de los profetas a un destino "todavía por determinar", han confirmado a ESDiario fuentes próximas a la familia.

La "única excepción" fijada por la autoridad judicial es que "no podrán salir" del histórico inmueble gallego "los bienes que hayan sido instalados por la Administración" desde la atribución del edifico al Estado, el pasado 10 de diciembre del 2020, fecha en la que se ejecutó, provisionalmente, la sentencia que retiraba la propiedad del pazo de Meirás a los herederos del dictador, han insistido las mismas fuentes. Unos bienes entre los que no se encuentran los BIC designados.

Además, los Franco "pueden enajenar", esto es vender, todas las pertenencias que consideren "de las que son propietarios legítimos" tal y como ha declarado la Justicia, "incluidos los BIC sobre los que tienen derecho de tanteo preferente" las Administraciones encargadas de su protección, han señalado a este digital fuentes cercanas a los nietos. El precio "lo marcarían sus propietarios" y en caso de que la Xunta o Patrimonio Nacional "no estuviesen interesados", los bienes podrían ser "transmitidos a terceros", añaden las mismas fuentes.

Por su parte, el Conselleiro de Cultura de la Xunta de Galicia, Román Rodríguez, ha confirmado que una vez ha sido "formalmente requerido" por la familia el transporte del total de la biblioteca y de sendas estatuas, corresponderá a la Dirección General de Patrimonio del Estado -dependiente del Ministerio de Hacienda- como gestora del pazo y a la Xunta de Galicia, responder en un tiempo máximo de 3 meses a los Franco sobre la cuestión. Un plazo, a priori, incompatible con los 30 días que, como máximo, ha otorgado la Justicia a los herederos de Franco para proceder a la retirada total del contenido de Meirás.

Rodríguez ha asegurado que se trata de un trámite jurídico "de gran importancia jurídica" para el que se "abrirá una ronda de contactos" institucionales con la Real Academia Galega, el Consello de Cultura y la Academia de Belas Artes. Con ello, las autoridades tratan de recopilar suficientes informes técnicos y culturales en base a los que argumentar "con solvencia una solución específica", para una situación inédita, que permita conservar los bienes en manos de los gallegos, ha comprometido Rodríguez.

Propietarios legítimos

En febrero de 2019, la familia Franco ganó al Ayuntamiento de Santiago de Compostela el pleito en el que el consistorio de la capital gallega, por entonces en manos del podemita Martiño Noriega, reclamaba la devolución de las dos esculturas del Maestro Mateo -los profetas Abraham e Isaac que formaban parte del Pórtico de la Gloria- asegurando que el dictador las había "expoliado" a la ciudad.

El juzgado número 41 de Madrid desestimó la demanda interpuesta por el regidor santiagués contra los Franco y declaró a estos los legítimos propietarios de sendas piezas. Los herederos mantuvieron, en todo momento, que ambas esculturas fueron compradas a un particular, con la intermediación de un anticuario especialista, sin que nadie pudiese aportar un documento en contrario.

En el caso de la biblioteca de Emilia Pardo Bazán, se trata de una colección donada directamente a Franco por la nuera de la emblemática escritora gallega tras el "asesinato de su hijo por el Frente Popular al comienzo de la guerra", han explicado siempre los herederos.