| 27 de Octubre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
El exjefe de gabinete del Ministerio de Asuntos Exteriores Camilo Villarino
El exjefe de gabinete del Ministerio de Asuntos Exteriores Camilo Villarino

El número 2 de Laya se deshizo de las pruebas que le señalaban en el caso Ghali

Camilo Villarino borró todos los correos electrónicos que tenía al respecto de la entrada en España del líder del Frente Polisario.

| A. Jiménez Tribunales

El jefe de Gabinete de Arancha González Laya destruyó todos los correos electrónicos que tenía relacionados con la entrada en España del lider del Frente Polisario. Todas las pruebas documentales relacionadas con Brahim Ghali están en la papelera, ya que fueron borradas, por lo que no aportará nada al juzgado. 

Así, lo ha asegurado la Abogacía del Estado en un escrito dirigido al Juzgado de Instrucción Número 7 de Zaragoza, donde ha detallado que el exjefe de gabinete del Ministerio de Asuntos Exteriores, Camilo Villarino, mientras estuvo en el cargo "mantuvo la costumbre de ir borrando cada cierto tiempo sus correos electrónicos, por motivos de seguridad y de minimizar el daño en caso de hackeo de los equipos".

 La Abogacía ha respondido así a la providencia de 24 de septiembre por la que el instructor Rafael Lasala requería al ex número dos de Exteriores, a petición de una de las acusaciones, que aportara el correo electrónico o el mensaje de Whatsapp que contenía la copia del pasaporte de Mohamed Benbatouche, identidad que usó Ghali para registrarse en el hospital de Logroño, y que le remitió el jefe de Oficina de Presidencia de La Rioja Eliseo Sánchez.

La defensa de Villarino ha explicado que, aunque borró los correos, sí mantuvo la documentación anexa "dadas las publicaciones en prensa sobre el posible uso de una identidad falsa en el hospital de Logroño" y ha insistido en que tanto el pasaporte diplomático argelino de Brahim Ghali como el permiso de residencia de su hijo ya constan en la causa.

Aún así, la Abogacía ha asegurado que aunque el exjefe de gabinete de Arancha González Laya no hubiese borrado los correos "no podía relevar las personas concretas que eran sus contactos en este asunto".

Se escuda en la Ley de Secretos Oficiales

"Ha de tenerse en cuenta el carácter reservado existente en esta materia por afectar a la seguridad y a las relaciones internacionales. Por ello, no podría pretenderse obtener ahora solicitando esta aportación, conocer quién fue el remitente de dicho correo o Whatsapp", ha indicado la abogada del Estado.

De esta manera, los servicios jurídicos estatales siguen la misma línea ya marcada por la exministra una vez que ésta decidió no contestar a las preguntas del magistrado escudándose en la Ley de Secretos Oficiales para evitar señalar a otros miembros del Gobierno en el proceso por el que se autorizó la entrada en España de Ghali.

Sin embargo, en el escrito donde se le solicitó al juez que reclamara los correos a Villarino, la acusación avisó de que si el exjefe de gabinete de Exteriores no aportaba la documentación le pediría que al instructor que le incautara los dispositivos electrónicos para hacerse con la información, por lo que es más que probable que así lo solicite y sean los técnicos los que extraigan la documentación al respecto.