| 25 de Octubre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Fernando Simón
Fernando Simón

Fernando Simón, investigado por la Justicia por su gestión de la pandemia

Un juzgado madrileño ya investiga al portavoz sanitario del Gobierno bajo la sombre de haber cometido un presunto delito de prevaricación.

| Andrea Jiménez Tribunales

La Justicia ha puesto el foco en Fernando Simón. El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias ya está siendo investigado por el Juzgado de Instrucción 13 de Madrid que ha acordado la apertura de diligencias para dirimir su el portavoz sanitario pudo incurrir en el delito de prevaricación durante la gestión de la pandemia.

En un auto de 14 de septiembre el titular del juzgado ha remitido las actuaciones al Ministerio Fiscal para que presente informe sobre Simón para determinar "si sobre esta persona existen indicios de la comisión de ilícito penal alguno".

 El procedimiento se ha dado por iniciado a raíz de una denuncia interpuesta por la asociación Abogados Cristianos contra Fernando Simón,pero también contra el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, los ministros Irene Montero, Margarita Robles y Fernando Grande-Marlaska y contra los exvicepresidentes del Ejecutivo Carmen Calvo y Pablo Iglesias y los exministros José Luis Ábalos y Salvador Illa.

En un principio, el juzgado solo ha abierto las diligencias contra Simón, puesto "la situación procesal de las personas aforadas en el momento en que se presentó la querella en el Supremo ya fue resuelta por dicho Tribunal". 

El magistrado instructor, sin embargo, ha estimado investigar a Simón al considerar que "es procedente acordar la incoación de diligencias previas y practicar aquellas esenciales encaminadas a determinar la naturaleza y circunstancias del hecho, así como las personas que en él hayan participado".

Además, el titular del juzgado sostiene que "los hechos que resultan de las anteriores actuaciones presentan características que hacen presumir la posible existencia de una infracción penal".

"Todos tenemos un familiar o un amigo que ha muerto por la mala gestión y las mentiras del gobierno en torno al covid, es hora de que se haga justicia a todos ellos"

La presidenta de la asociación, Polonia Castellanos, ha explicado que la denuncia parte de que "todos tenemos un familiar o un amigo que ha muerto por la mala gestión y las mentiras del gobierno en torno al covid, es hora de que se haga justicia a todos ellos".

A su juicio, "un gobierno al que no le importa la vida de sus ciudadanos, sino únicamente imponer su ideología, debe ser juzgado e inhabilitado, ahora que los jueces y tribunales aún pueden ser independientes".

Todo ello, porque considera que "este Gobierno, sabía que ocultando la realidad del coronavirus hasta después del 8M, ponía en riesgo la vida de los más vulnerables, pero no le importó" y ha inistido en que "esta forma de actuar es sólo una muestra más de la actitud eutanásica de este Gobierno que desprecia la vida de los mayores y los discapacitados".

La OMS alertó del peligro y el Gobierno lo ignoró

De hecho, tal y como ya relató ESdiario, desde el mes de enero de 2020 se acumulaban las evidencias acerca de la peligrosidad del virus, pero el Gobierno prefirió obviarlas. En una reunión técnica celebrada el día 30 de enero en el Ministerio de Sanidad,  Juan Martínez Hernández, el experto en Salud Pública de la Organización Medica Colegial, advirtió a Fernando Simón de que estaban minusvalorando el peligro del Covid-19. 

Pero es que ese mismo día, a 1.400 kilómetros de Madrid, en Ginebra, se produjo la segunda reunión por videoconferencia del Comité de Emergencia formado en la OMS para atender la crisis sanitaria del coronavirus de la que salieron varias recomendaciones a los países. Y España no atendió ni a una sola de ellas, pese a que el Ministerio de Sanidad incluso se hizo eco de ese encuentro en su página web.

En la reunión, presidida por el médico francés Didier Houssin, los expertos vaticinaron una "mayor exportación internacional" de casos. Y dejaron escrito: "Por lo tanto, todos los países deben estar preparados para la contención, incluida la vigilancia activa, la detección temprana, el aislamiento y la gestión de casos, el seguimiento de contactos y la prevención de la propagación de la infección por 2019-nCoV, y compartir datos completos con la OMS".

E insistían en el acta de la cita: "Los países deben hacer especial hincapié en la reducción de la infección humana, la prevención de la transmisión secundaria y la propagación internacional, y contribuir a la respuesta internacional a través de la comunicación y la colaboración multisectoriales y la participación activa para aumentar el conocimiento sobre el virus y la enfermedad, así como para avanzar en la investigación".

España hizo oídos sordos. Hasta el punto de que un día después el propio Simón compareció para anunciar, sorprendentemente: "Parece que la epidemia tiene posibilidades de empezar a remitir. Nosotros creemos que España no va a tener, como mucho, más allá de algún caso diagnosticado. Esperemos que no haya transmisión local. Si la hay, será transmisión muy limitada y muy controlada. Pero España tiene que trabajar en todos los escenarios posibles".

Ahora, casi dos años después de aquello, Simón tendrá que dar explicaciones por sus palabras, que menospreciaban los avisos internacionales y que tuvieron unas terribles consecuencias. Miles de personas fallecieron. Por ello, lo hará en un juzgado, que esteblecerá si fue responsable o no de la tragedia.