02 de Agosto de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Pedro Sánchez y Begoña Gómez
Pedro Sánchez y Begoña Gómez

Sánchez/Gómez. Extraña pareja

La pareja de Moncloa transita entre el narcisismo y la estulticia en un recorrido de sobresaltos y cumbres planetarias de 29 segundos.

Creo que fue exactamente cuando Pedro Sánchez, en ese arrebato de misticismo oportunista propio de la monja Lucía, pronunciaba con cara beatífica la palabra “reencuentro” ante la indecente patronal catalana (faltaban revueltos los obispos), me vino a la cabeza la pareja que J. Lemmon y W. Matthau, desternillantes, protagonizaron en The Odd Couple (1968).

Ni Pedro Sánchez, ni Begoña Gómez habían nacido por aquel entonces. No consta que Begoña, cinco años más joven, también se hiciera socialista impresionada por la muerte de Allende (noviembre, 1973) como confesó su esposo en una de sus permanentes y solemnes fantasmadas de sicópata social. Pero ambos, en su recién cambiado colchón, conjurando el insomnio tras el nombramiento de Iglesias, bien podrían haber visto en Netflix o similar la divertida película de Gene Saks.

Sea como fuere, para pareja extraña la que forman este madrileño felón y una bilbaína encaramada, de cómodo alquiler -con opción de compra- en la Moncloa.

Multicanalidad y segmentación, un marketing de 360 grados para un comprador potencial de los indultos como motor de innovación social

El indulto “políticamente indeseable y jurídicamente ilegal” a ojos de Alfonso Guerra será defendido en el Liceo -el mismo destrozado por los seguidores de Hasel con la cínica comprensión del damnificado- en ausencia de su próximo huésped gubernamental que le dará plantón por considerarlo un acto de agitprop. Tal vez, genuflexo y condecorado, acuda el solícito palmero Garamendi para rubricar que más valen barcos que honra.

He tenido singular acceso a las notas que la extraordinaria Directora de la Cátedra Extraordinaria para la extraordinaria Transformación Social y extraordinariamente Competitiva, de la extraordinaria Universidad Complutense de Madrid, ha deslizado al oído de su tierna e influyente pareja a tal fin: “Multicanalidad y segmentación, un marketing de 360 grados para un comprador potencial de los indultos como motor de innovación social y nueva convivencia que fidelice el voto cautivo y nos asegure el colchón permanentemente renovado sin insomnio que valga, reseteando el capitalismo mediante la difusión eficiente de nuevos valores contemporáneos, y haciendo de instituciones como la Generalitat catalana centros educadores de concordia y magnanimidad, productores de política de proximidad, alejados de la venganza y de la revancha, en vez de simples dispensadores de servicios y gestión ciudadana eficiente … “

Nada hemos sabido de la intensa actividad que la ágrafa, iletrada e intitulada primera dama, ha simultaneado como directora del Africa Center

Ignoro qué dirá al respecto Guerra. Y qué pensará hoy de aquella jugada suya de hace 21 años para que Zapatero ganara a Bono, in extremis y por 9 votos, la Secretaría General del PSOE, y cuatro años después -11M mediante- abriera la caja de Pandora con la inestimable ayuda de la cínica Carmen Calvo. "De aquellos polvos estos lodos".

Poco o nada hemos sabido de la intensa actividad que la ágrafa, iletrada e intitulada primera dama, ha simultaneado como directora del Africa Center que el Instituto de Empresa puso a su disposición (agosto de 2018) adelantando precozmente el madrinazgo de Compymes -coparticipado por la flamante vicepresidenta Yolanda Díaz, antes de evaporar másters no cursados en su CV oficial- y el Taller ODS de “cocreación continua” dirigido a sociedades limitadas (mayo 2021). ¡Qué bárbara! Que diría mi taurino amigo José Antonio del Moral.

A la manera de los amantes de Teruel (tonta ella y tonto él), necios y malvados, la pareja transita entre el narcisismo y la estulticia en un recorrido de sobresaltos y cumbres planetarias de 29 segundos, cimentado en mentiras y vicios que hacen de Archimboldo y el Bosco, el mejor e inalcanzable referente plástico. Y de España el lienzo a ensuciar y romper con su impudicia.

Más que extraña y peligrosa, esta pareja que reina en su propio bestiario gubernamental es la constatación institucional del fraude, la imposible metamorfosis forzosa de lo grosero a lo divino, la inmensa cursilería oral del vacío intelectual, la ambición de poder desmedida y a cualquier precio, la constatación de su inconmensurable miseria humana y de la permanente humillación y vergüenza ajena de los españoles. Eso sí, amparada por  nuevos curas trabucaires e insaciables epulones contemporáneos siempre a medio alimentar.

Aunque tengo para mí que le queda poco juego a sus plutarquianas vidas presidenciales y despertaremos de la pesadilla, antes o después, con la máscara y los indultos bajo el brazo.