03 de Marzo de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Medio Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad

García-Margallo:"Con Rajoy ahora hablo casi todos los días, pero no de política"

Cuenta con los avales para optar a la presidencia del PP. El diputado por Alicante subraya que son viejas las ideas no las personas. Recado para aquellos que no ven en él la renovación.

| Álvaro Errazu Edición Valencia

José Manuel García-Margallo Marfil (Madrid, 1944) es uno de los pocos políticos en activo que iniciaron andadura en las Cortes Constituyentes en 1977. Seductor, orador brillante, las televisiones saben que su presencia es una garantía para la cuota de pantalla. Enfrentado con  Soraya Sáenz de Santamaría (SSS), advirtió de que se presentaría a la presidencia del Partido Popular si la ex vicepresidenta daba el paso para hacerse con el control del partido. Por de pronto ya hay un grupo de militantes que le avalan para ser el sustituto de Mariano Rajoy, aunque muchos creen que al final no cruzará el puente. Diputado por Alicante, reside en Jávea, y como un rockero ha cogido su coche para hacer campaña. Su equipo, integrado únicamente por dos personas: su mujer y un asistente. No cuenta con el aparato del PP como otros posibles aspirante a liderar el principal partido de la oposición.  ¿Cuál fue su pecado con SSS?  Con Rajoy, dice, habla, habla mucho, pero de navegación, de fútbol... de las "cosas de los amigos". El viernes tuvo una interesante cena en Valencia con parte del denominado sector "progresista" del PP.

Ha sido diputado en el Congreso por UCD, eurodiputado por el PP, ministro de Exteriores ¿Qué necesidad tenía de meterse en este lío?

-He dedicado todo mi vida a un proyecto de extremo centro. Una vez resuelta mi vida, desde el punto de vista económico y personal, no estoy en absoluto dispuesto a presenciar que este proyecto se hunda.

¿No peca de catastrofista? ¿De verdad se puede hundir el Partido Popular?

-Decía Lenin que sólo los necios discuten los hechos. Es la primera vez que un Gobierno cae por una moción de censura. Es la primera vez que hay un Gobierno con sólo 86 diputados. Hemos perdido nosotros el poder.

Ha existido incapacidad para anticiparnos a los cambios, para abordar las reformas. El papel de un líder no es tanto crear el cambio sino saber anticipar el momento en el que ese cambio es necesario.

Han conseguido poner de acuerdo a grupos políticos heterogéneos. ¿Cuáles han sido los errores del PP que han provocado un cierta unanimidad social?

-No sería justo hablar sólo de errores, también hemos tenido grandes aciertos: hemos salido de la crisis; hemos mejorado la vida de los españoles; hoy hay muchos más españoles trabajando; hemos mejorado las relaciones internacionales y nos hemos sentado en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, por destacar sólo algunos de los aciertos. En cuanto a los errores lo suelo explicar con tres 'ces': Corrupción, Cataluña, Compensación social donde nos han faltado reflejos para atender las necesidades de los sectores que más sufrieron en la crisis. Se nos olvidó que cuando el temporal amaina afloran las reivindicaciones que permanecieron remansadas en tiempos de destemplanza. 

Ha existido incapacidad para anticiparnos a los cambios, para abordar las reformas. Desde mi planteamiento, el papel de un líder no es tanto crear el cambio sino saber anticipar el momento en el que ese cambio es necesario. Es lo que NYE llama inteligencia contextual.

Hemos planteado soluciones viejas a problemas nuevos. Hemos relegado las reformas necesarias para adaptar nuestras instituciones a un mundo que ha cambiado. Además, nuestra comunicación ha sido notablemente mejorable. No hemos sabido explicar nuestro proyecto de España. Hemos estado tan entregados en salir de la crisis que hemos hecho poca política.

Bonig está en expectativa de destino y no le gusta manifestarse sobre el caballo a ganar.

Un sector de su partido, incluido el senadrín del PP valenciano, le inhabilita para llevar a cabo la renovación. Quizá por su edad y por haber pasado por diferentes puestos de responsabilidad.

-Mire, cabe la renovación de las ideas. Desde el punto de vista del márketing son viejas las ideas, no las personas. Churchill era más moderno que Chamberlain. Los líderes del catalanismo de épocas anteriores también lo eran respecto a los actuales. No pienso hacerme un lifting. No quiero que mi edad se convierta en un tema de campaña, ni  voy a afear la juventud de uno ni la falta de experiencias de otro.  Hay ideas de jóvenes muy conservadoras y otras, de mayores, muy reformistas. 

Vamos a lo importante: a contrastar programas, propuestas y no ocurrencias. ¿Piensa usted en reformar la Constitución? ¿Qué piensa hacer con la migración? ¿Va a cambiar el sistema tributación? o ¿Cómo va a garantizar la transparencia? Esos son preguntas que cabe responder con propuestas. Yo lo estoy haciendo y lo he explicado en varios libros. Por lo que respecta a la Comunidad Valenciana he defendido reivindicaciones tradicionales como acabar el Corredor Mediterráneo, la reforma del sistema de financiación, los trasvases, las inversiones en infraestructuras...

Tiene la fama de seductor a nivel personal y de ideas. Sin embargo está fracasando con su jefa de filas en el partido, Isabel Bonig.

No quiero comprometer a nadie. Ella está en expectativa de destino que depende del resultado de este proceso de primarias. Insisto, lo importante es que las personas tengan un programa lo suficientemente atractivo. No hay que anticiparse. Cuando lleguemos a ese río ya cruzaremos ese puente. Hay que confeccionar un candidatura ganadora que sepa vertebrar una mayoría y que sea capaz de llegar a acuerdos con otras formaciones, especialmente el PSOE, sobre agua, financiación, todo aquello que necesita un consenso.

Es necesaria una reforma urgente de las pensiones. La actualización debe estar vinculada al IPC. Pagar las pensiones es un obligación tan sagrada como pagar los intereses de la deuda pública.

Parece que Feijóo se presentará y en principio tiene grandes posibilidades de convertirse en el sustituto de Rajoy en la presidencia del partido.

-No tengo ni idea si se presentará, escucho los rumores que se oyen. Cabe presentar un proyecto de España de transformación. España va bien en el empleo, pero no es menos cierto que tenemos un problema de desigualdad, de temporalidad y salarios. La deuda pública ha alcanzado el 100%  del PIB. Vivimos en un mundo globalizado y España tiene una oportunidad de oro para convertirse en el socio del sur de Francia y Alemania, por la situación política de Italia.

Mantiene que el debate de las pensiones debe ser un tema capital en esta legislatura.

-Es necesaria una reforma urgente inmediata. Mientras se mantenga el principio de sostenibilidad las pensiones sólo podrán subir un 0,25%  cualquiera que sea el aumento de los precios al consumo. Es previsible que la inflación esté cerca del 2% en los próximos años, eso quiere decir que de no hacer nada los pensionistas perderán poder adquisitivo todos los años.

Lo más grave es que de seguir las cosas así, en el año 2060 solo se dedicará  a pensiones el 11% del PIB mientras que en 2013 se dedicó el 11,8% del PIB. Además, los mayores de 65 años pasarán de representar el 19% de la población total en 2013 a casi el 30% en 2060. En consecuencia, la relación entre pensión media y salario medio bajará más de 30 puntos. Lo que supone menos gasto a repartir entre más gente. Esto no es admisible.

La actualización de las pensiones debe estar vinculada al IPC, y probablemente a algún otro índice como el aumento de la riqueza nacional o de los salarios. Pagar las pensiones es una obligación tan sagrada como pagar los intereses de la deuda pública.

 José Manuel García-Margallo, ayer en Alicante.

Pedro Sánchez va a acabar la legislatura. El PP debe  aprovechar ese tiempo para plantear un proyecto de convivencia a largo plazo. 

Su candidatura a la presidencia del PP incluye casi un programa electoral.

-Al PP le quedan dos años en la oposición. Pedro Sánchez va a acabar la legislatura. El PP debe  aprovechar ese tiempo para plantear un proyecto de convivencia a largo plazo. Pero para hacerlo hay que tener una idea clara de lo que está pasando en el mundo y una idea cabal de España, de su gente y de sus valores. Se debe conducir con las luces largas y mirando al horizonte y, sobre todo, no se debe tener miedo al cambio. Mire, decía Burke que un Estado sin medios para efectuar cambios carece también de medios propios de conservación y corre el riesgo de perder lo que desea conservar más fervientemente. 

Los que me conocen saben que, frente a algunos de los posibles candidatos, siempre he estado en el sector más reformista. No tengo miedo al cambio y no estoy dispuesto a correr riesgos con la idea y la unidad de España. Por eso creo que hay que acometer reformas. Entre ellas la de la Constitución, la de las administraciones públicas, la del sistema de gastos e ingresos públicos, incluyendo la financiación autonómica y del estado de bienestar, la de la gobernanza, las buenas prácticas y la transparencia. Todo ello se puede ejecutar con enorme rapidez, en solo año, como lo hizo Suárez en 1977. 

Yo no voy como otros en 'business class'. No reparto cargos. Ofrezco esfuerzo, ilusión, ganas y mi idea de España.

¿Por qué no le apoya el PP valenciano?

-Ya le he dicho que muchas personas están en expectativa de destino y evitan pronunciarse hasta saber el caballo ganador. Pero es legítimo que cualquier militante opine sobre cualquier candidato en cualquier elecciónEn el PP hay que hacer cambios que faciliten la democratización y la participación. Los militantes están hartos solo de asistir a los acontecimientos, quieren participación activa. 

¿Retirará su candidatura si se presenta Alberto Núñez Feijóo?

-Me he comprometido con las personas que han avalado mi candidatura a llegar al final. Mi intención es exponer nuestras ideas a los militantes. Mi situación en la carrera no es la más deseable. Yo no voy como otros en business class. No salgo como caballo ganador. No reparto cargos. Ofrezco esfuerzo, ilusión y ganas. Ofrezco mi idea de España.

¿Se refiere a Soraya Saénz de Santamaría o a María Dolores de Cospedal?

-El poder la vicepresidenta ha sido omnímodo. El de la secretaria general infinitamente menor.

¿Qué tal es su relación con Mariano Rajoy?

-Espléndida como siempre. Ahora hablo con él casi todos los días. Hemos tenidos grandes diferencias políticas, pero siempre le he guardado una enorme lealtad y cariño personal.

¿De qué hablan?

-De lo que hablan los amigos: de la selección de fútbol, de navegar, de Nadal... De política no hablamos.

-Rajoy vuelve a Santa Pola de registrador y usted está en Jávea. Van a estar cerca. ¿Le va a apoyar su candidatura?

-El no apoya absolutamente a nadie. Ha dado instrucciones de ser neutral y parecerlo. Lo entiendo.