24 de Enero de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Medio Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad

Embajada: Machismo a tuti plen

La acusación de machismo sirve igual para un roto que para un descosido

| Fernando Ferrando Edición Valencia

Voy por la calle. Veo una trifulca entre un conductor y una chica. Él, encolerizado, sale del coche y le pega cuatro gritos. Ella, guapa y guerrera, le planta cara. Se cruzan unas cuantas palabras malsonantes. Yo, que soy muy antiguo, sin saber qué ha pasado me pongo de lado de ella.

Trato de calmarla y de llevármela del campo de batalla. Entonces el hombre, viéndose acorralado, me cuenta que ella cruzaba por medio de la calle, él por poco la atropella y le pita. Entonces ella, enfadada, le pega una patada al coche. ¡Buah!, la cosa se me complica, porque la razón me dice que me cambie de bando, pero el corazón y mi educación, me mantienen al lado de ella.

Y entonces, cuando ya consigo alejarla, se gira y con una rabia que le salió de las entrañas, le grita: Machista, que eres un machista de mi…, ¡tate, ahora sí me han dao!, qué demonios tiene que ver el machismo con todo esto. El disparo fue certero y letal, el hombre se cayó, qué otra cosa podía hacer ante tamaña acusación.

Me fui por mi camino, con ganas de encontrarme al conductor, pedirle perdón e invitarle a una birra. La acusación de machismo sirve igual para un roto que para un descosido. Un arma mortífera en manos de cualquier mujer, que te puede arruinar vida, honor y hacienda venga o no a cuento.