| 05 de Diciembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Ximo Puig y el conseller de Sanidad, Miguel Mínguez
Ximo Puig y el conseller de Sanidad, Miguel Mínguez

La Sanidad privada puede salvar electoralmente al Botànic y a Ximo Puig

La reducción de las listas de espera, una situación que irrita al votante, se convierte en la principal prioridad del conseller de Sanidad: 600% más de dinero en derivar a la privada que PP

| E. M. Edición Valencia

Durante años, desde que estaban en la oposición hasta los años de gobierno, los partidos del Botànic -PSOE, Compromís y Unidas Podemos- hicieron de la lucha contra la Sanidad privada uno de los ejes de su discurso. De acometer las reversiones de los hospitales de Alzira y Torrevieja -con el consiguiente caos- o criticar una y otra vez “las privatizaciones del PP” en Sanidad. Sin embargo, la vida da muchas vueltas, y la Sanidad privada puede ser una tabla de salvación para el gobierno de Ximo Puig de cara a las elecciones autonómicas y municipales de mayo.

A nadie se le escapa que la Sanidad pública, en el conjunto de España, vive una serie de carencias como falta de médicos, y que una mala gestión de la Sanidad puede hacer caer gobiernos. En la Comunitat Valenciana, el problema de las listas de espera para una operación quirúrgica, agravado con el COVID, puede convertirse en una sangría de votos para la izquierda, pues ¿Con qué cara va a votar un paciente a Ximo Puig cuando lleva un año esperando para una operación?

Ximo Puig se ha marcado como objetivo que las listas de espera quirúrgicas no sean un quebradero de cabeza en elecciones, con cifras peores que en comunidades del PP como Madrid, y por ello la conselleria de Sanidad que ahora dirige Miguel Mínguez lanza un plan y se pone como prioridad reducir las listas para operarse ¿Cómo? Echando mano de la tan denostada Sanidad privada.

El conseller de Sanidad ha anunciado en la presentación del presupuesto de su área en Les Corts que “se han iniciado los trámites para que los pacientes que tengan que ser operados de las patologías más prevalentes puedan operarse desde el primer día en la sanidad privada si tienen que esperar más de 60 días en la pública”.

Puig invierte un 600% más en derivar a la privada que el PP

Es decir, si tu patología es grave, te mandarán a un hospital privado con la intervención pagada por la Generalitat si llevas más de dos meses esperando en la sanidad pública. El PPCV, por su parte, a través de su portavoz en Sanidad, José Juan Zaplana, ha indicado que “el Plan de choque de 2023 para enviar intervenciones quirúrgicas a la privada asciende a 25,2 millones de euros, mientras el PP en su último presupuesto, el de 2015, tenía consignados 3,6 millones”.

“Esto supone un incremento en 21,6 millones de euros, el 600% en intervenciones quirúrgicas en la privada con respecto al PP”. Asimismo, ha señalado que en los conciertos con hospitales privados “este presupuesto tiene previstos 328 millones de euros, mientras el presupuesto de 2015 tenía 159 millones, un incremento de 169 millones, el 106% en conciertos con la privada”. Ahora la privada ya no es el demonio para el Botànic, sino una herramienta para evitar la fuga de votos por la desafección en las listas de espera quirúrgica. Ya sería curioso que el Botànic salvara en las urnas un tercer mandato gracias al apoyo de su tan odiada Sanidad privada.