| 20 de Mayo de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía

Cinco gastos asociados a comprar un coche nuevo que deberías tener en cuenta

No basta con poder asumir la compra en sí del coche. Detrás de dicha adquisición hay una serie de gastos que también conviene valorar.

| Redacción Valencia Edición Valencia

Comprar un coche nuevo te proporciona una serie de ventajas muy a tener en cuenta: garantía de la marca, medidas de seguridad más eficaces que las que implementaban los automóviles de antaño, menor consumo, etcétera. Así pues, no es de extrañar que tantas personas opten por hacerlo. Pero, ¿realmente pueden?

No basta con poder asumir la compra en sí del coche, independientemente de si se hace al contado o financiando. Y es que detrás de dicha adquisición hay una serie de gastos que también conviene valorar. A continuación los describiremos para que, mediante un cálculo rápido, puedas averiguar si realmente puedes o no permitirte esta transacción tan importante.

Seguro

Precisamente ahora que hemos mencionado la financiación hay que hablar de una de sus ventajas: en algunos casos, optar por ella suele suponer la obtención de un seguro ‘gratuito’. Sin embargo, tarde o temprano llegará el momento de hacer frente al importe en cuestión. De hecho, si compras el coche al contado o con una financiación menos bonificada, desde el momento en que lo saques del concesionario necesitarás un seguro de coche.

El precio depende de numerosos factores, aunque un terceros ampliado acostumbra a suponer un desembolso de 350 euros anuales. Quienes prefieren estar totalmente tranquilos, sabiendo que ante cualquier adversidad la aseguradora responderá, optan por un producto a todo riesgo. En ese caso el gasto es mayor, aunque por suerte a día de hoy existe un buen método para ahorrar.

Nos referimos a hacer uso de un comparador de seguros de coche. Esta herramienta te evita la tediosa tarea de tener que analizar uno por uno cada seguro en busca de uno que satisfaga tus necesidades y que se ajuste al presupuesto que establezcas como máximo.

Combustible

Llegamos al punto que actualmente más preocupa a los conductores, el cual está dando pie a que proliferen las alternativas híbridas e incluso eléctricas. Y es que el precio del combustible está más alto que nunca. En los momentos de escribir estas líneas, la gasolina Sin Plomo 95 ronda los 1,6 euros por cada litro en una gasolinera low-cost, aunque debido a las subidas que está experimentando el barril de petróleo Brent cabe esperar que llegue a ser superior, sobre todo en verano.

Algunos expertos se han pronunciado en varios medios de comunicación indicando que durante la estación veraniega el combustible alcanzará los dos euros en las estaciones de servicio low-cost. Así pues, ahora más que nunca es importante antes de comprar un coche saber aproximadamente  cuántos kilómetros harás cada mes.

Supón que tu trabajo está a veinte kilómetros de casa. Cuarenta de ir y volver a diario son un total de 800 al mes, por lo que si el coche nuevo que pretendes comprar consume 6 litros a los 100 deberías desembolsar casi cien euros mensuales.

Impuestos

Ahora que hemos hablado de la gasolina, es destacable que aproximadamente la mitad de lo que se paga por cada litro son impuestos. Al comprar un coche nuevo son numerosos los que tienes que pagar no solo en el momento de la adquisición -como por ejemplo el IVA-, sino también después.

Todos ellos varían en función de numerosos aspectos, siendo algunos tan específicos como el ayuntamiento en cuestión, el cual aplica unas u otras tasas. Así lo demuestra el impuesto de circulación que depende tanto de este factor como de la potencia del vehículo. Quizá tengas en mente hacerte con un coche de bastantes caballos para poder realizar adelantamientos de manera más segura en plena autopista, pero ten en cuenta que ello acarreará pagar una mayor cantidad de dinero.

Mantenimiento

Habiendo adquirido una unidad recién salida de fábrica tendrás muchos menos gastos de mantenimiento en comparación con una de segunda mano, sobre todo porque algunas marcas deciden incluir las primeras revisiones, siempre y cuando se hagan en un taller oficial. Sin embargo, en muchos casos deberás hacer frente al importe de las mismas. Hablamos de un gasto que suele rondar los doscientos euros al año.

Hay otro gasto que te ahorrarás los primeros cuatro años, pero después deberás pagar religiosamente: el de la ITV. Acostumbran a ser cuarenta euros cada dos años, los cuales pasan a ser anuales tras haber transcurrido una década.

Gastos adicionales

 Por si fuesen pocos los gastos que ya hemos descrito, hay que mencionar algunos adicionales que, a diferencia de los anteriores, no tienen por qué producirse. Un claro ejemplo es el de los peajes, así como las multas. Quizá nunca te pongan una o tal vez un año, por un par de despistes, tengas que hacer frente a un importe de cuatrocientos euros a causa de dos infracciones.

Conviene que establezcas un margen para este tipo de imprevistos a los que debes sumar parkings de pago -como los de ciertos hospitales en los que es imposible aparcar gratis- y limpiezas para que el coche luzca un buen aspecto visual.