| 29 de Noviembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Vicente Betoret y Teodoro García Egea
Vicente Betoret y Teodoro García Egea

El diputado valenciano del PP con el que Teodoro García Egea ahoga sus penas

El secretario general caído tiene entre sus apoyos a Vicente Betoret, ex presidente del PP de Valencia, con quien se le vio en un restaurante tras su salida de la dirección de Génova

| V. G. Edición Valencia

El ex secretario general del PP, Teodoro García Egea, ha pasado en una semana de dirigir el aparato de Génova 13 a ser apartado por sus compañeros, muchos de ellos que le mostraban su amistad y confianza antes de la defenestración. En este periodo de luto que atraviesa García Egea tras su defenestración, el murciano no está solo, le acompañan entre ellos el diputado valenciano Vicente Betoret para hacerle más llevadera la travesía.

Así se desprende de la comida que ambos mantuvieron en un local que García Egea solía visitar cuando iba al Congreso. Betoret y García Egea también estuvieron acompañados del soriano Tomás Cabezón o a la murciana Isabel Borrego, integrantes de la dirección del Grupo Popular en el Congreso que no firmaron el manifiesto pidiendo la cabeza de García Egea y la convocatoria de un congreso extraordinario.

 

Vicente Betoret, expresidente del PP en Valencia, ha sido uno de los fontaneros del equipo de García Egea durante estos tres años al frente del PP, dentro de la vicesecretaría Territorial que dirige el madrileño Antonio González Terol. Se encargaba de apagar fuegos y negociar en los congresos provinciales y locales que el PP estaba realizando. Su influencia y amistad con García Egea era conocida: a Betoret se le debe, por ejemplo, la propuesta del nombre de Vicent Mompó, actual presidente del PP provincia de Valencia.

Betoret es un auténtico superviviente político. Ex alcalde de Vilamarxant y ex persona de confianza de Alfonso Rus, sobrevivió al rusismo y protagonizó una guerra a cara de perro con la ex presidenta del PPCV, Isabel Bonig, y sus adláteres, por el control de la provincia de Valencia. Guerra que acabó con el propio Betoret fuera de la presidencia del PP y su sustitución por una gestora. 

Cuando parecía muerto políticamente, las primarias para elegir nuevo líder del PP nacional le revivieron. Betoret apoyó a Cospedal, y luego a Casado, que tras ganar el congreso le colocó en la ejecutiva nacional del PP y en el Congreso de los Diputados, donde se convirtió en una de las piezas de la maquinaria de Teodoro García Egea junto al mencionado Terol o Alberto Casero -el diputado del voto de la reforma laboral-.

Betoret fue de los que, tras estallar la crisis con Ayuso, puso un comentario muy duro contra la presidenta madrileña en su mensaje de apoyo a Génova. Luego no ha pedido abiertamente un congreso extraordinario o la salida de García Egea, se limitó a retuitear el comunicado del PP valenciano. Ahora, con García Egea fuera de Génova, Betoret ayuda a su amigo a pasar el duelo mientras espera su enésima resurrección política en el PP.