| 30 de Noviembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse

9 d'octubre: Despedidas e incertidumbres

Se anticipen o se celebren en mayo del 23 las próximas elecciones autonómicas van a suponer grandes cambios. 

| Pablo Delgado Edición Valencia

Sant Donis, no fue un patricio valentino, sino uno de los primeros obispos de Lutecia que murió mártir en la ciudad del Sena en los primeros años de la cristianización de la Galia por el 250 dC. 

El 9 de octubre la iglesia Católica celebra su fiesta. Ese día digamos que por el 1238, Jaime I entró en Balansiya y celebró la primera misa de la reconquista, que localizamos en una pequeña capilla en la parte exterior de la Girola de la hoy Catedral. Lugar que colinda por el interior con las capillas de San Jaime y del Cristo de la buena muerte. 

La tradición de la Mocadorà, de origen popular y gremial se debe a la original ocurrencia transgresora de los horneros, para acabar siendo el símbolo de los enamorados valencianos. 

El del 2022 va a ser un San Donis especial. El último Te Deum de nuestro Arzobispo su E.R. Antonio Cardenal Cañizares. El último del BotánicoII-Rialto. Y el último de un buen puñado de protagonistas en las últimas décadas.

Se anticipen o se celebren en mayo del 23 las próximas elecciones autonómicas van a suponer grandes cambios. 

O Puig se impone a la derecha liderada desde las posturas centradas que está ofertando a la ciudadanía en esta recta final, en la que ha acallado hasta a sus compañeros de Gabinete con rebajas fiscales, confiando  la mejora de la sanidad a la empresa privada y moderando su discurso. 

O vuelve la derecha a gobernar, rebaja la fiscalidad,  promueve la sostenibilidad de los servicios públicos, sanidad, educación, sociosanitarios… y ofrecen un discurso político más moderado. 

Vamos, muy parecido. Viene la crisis. 

Los populares están esperando que los botánicos pierdan las elecciones, y Vox sigue deshojando la margarita. De ahí que no veamos ni un discurso ilusionante en los primeros ni una presencia seductora en los segundos. 

Las encuestas prometen incertidumbre.