| 03 de Octubre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
imagen archivo.
imagen archivo.

Apuestas deportivas: Las cuotas ¿Qué son y cómo se calculan?

En las apuestas hay una serie de conceptos que son muy importantes de conocer antes de introducirnos dentro de este mundo.

| Redacción Valencia Edición Valencia

Si estás tratando de introducirte en el mundo de las apuestas deportivas, hay un concepto que debes conocer muy bien: Las cuotas de las apuestas. Pero, ¿por qué es tan importante encontrar la casa de apuestas con mejores cuotas? La razón es bastante sencilla. A partir de las cuotas se determina el volumen de ganancias que recibe el apostador en caso de ganar. Una cuota puede representarse mediante un número entero o decimal que será el que se multiplique por la cantidad apostada. Por ejemplo, si un jugador gana una apuesta sujeta a una cuota de 2.0, recibirá el doble de lo que ha apostado. Si ha apostado 20€ a que ganará el Real Madrid contra el Atlético de Madrid,
obtendrá una ganancia de 40€ lo cual se traduce en 20€ de beneficios.

Las cuotas más altas son las más interesantes, porque están sujetas a un volumen de ganancias superior. Los jugadores se guían por este indicador y, por lo tanto, cada vez son más las casas de apuestas que ofrecen cuotas más altas para estimular la fidelización de sus usuarios y atraer nuevos apostadores.

Las cuotas mejoradas elevan el valor de lo que habitualmente se paga en un determinado tipo de apuestas, por ejemplo, el equipo vencedor de un encuentro. Éstas ofrecen la alternativa de apostar a este equipo con cuotas bastante más altas de las que se encuentran en promedio. Al final, éstas se convierten en un estímulo de captación y ejercen un efecto llamada sobre nuevos jugadores que identifican en ellas oportunidades de obtener beneficios más elevados. Este tipo de cuotas son aplicadas de forma diferente por cada establecimiento o plataforma. Por ejemplo, algunos operadores las activan de tal modo que puedan ser utilizadas en una única ocasión, por ejemplo, en el momento de registro. Otros pueden incluirlas de forma más o menos ocasional en encuentros muy específicos. En la mayoría de ocasiones, este tipo de cuotas suelen ofrecerse en eventos especialmente importantes (por ejemplo, la final de un torneo de alcance masivo).

¿Cómo se calculan?

El cálculo de las cuotas de apuestas se relaciona de forma directa con el grado de probabilidades de que ocurra un evento concreto. No obstante, las cuotas también se fijan prestando atención a la cantidad de ganancias que la casa de apuestas desea obtener.

¿Qué probabilidades existen de que gane un equipo u otro en un determinado encuentro? En la mayoría de los casos, las previsiones realizadas por analistas especializados revelan un ganador potencial. No obstante, si se da el improbable caso de que la balanza no se incline sobre ninguno de ellos y de que ambos cuentan con un 50% de obtener la victoria, la cuota debería ser de 2.0. En este caso, se doblaría la inversión en concepto de ganancia independientemente de a qué equipo se apueste. Sería algo así como un “doble o nada”.

Como podrás imaginar, una cuota 2.0 para ambos equipos es algo realmente inusual. Pero no sólo es por el hecho de que sea muy improbable que exista un 50% de victoria para ambos equipos. También porque, al fin y al cabo, las casas de apuestas persiguen un determinado volumen de ganancias. En una cuota 2.0 para ambos equipos, la casa de apuesta no recibiría beneficios porque las pérdidas de los usuarios que hayan apostado al equipo perdedor se destinarían a pagar los beneficios percibidos por los usuarios que apostaron al vencedor.

Por esta razón, aunque existan unas probabilidades muy ajustadas entre ambos equipos, la cuota no podría ser 2.0 para ambos y, lo más probable es que fuese de 1.90. De esta forma, el 0.10 restante de beneficio iría destinado a la casa de apuestas. En realidad, cada casa calcula el beneficio a percibir y se guía por una estrategia para resultar más competitivas de cara a nuevos jugadores. Por ejemplo, muchas de ellas optan por reducir su volumen de beneficios.