| 16 de Agosto de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Bonig y la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal
Bonig y la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal

Génova mantiene el 'plan A' con Bonig pero abre consultas

Costa acusó a Camps y exculpó a la dirección nacional de la financiación ilegal del partido en Valencia. Génova hace equilibrios para no incomodar a Camps y al mismo tiempo respaldar a Bonig

El Partido Popular de la Comunitat Valenciana está viviendo la etapa más triste y vergonzosa de su historia. El que fue número dos de la formación, Ricardo Costa admitió con todo lujo de detalles  cómo se financiaba con dinero negro las campaña electorales de 2007 y 2008. Una declaración que, aunque esperada en los días previos, resulta escandalosa. La estrategia del ex secretario del PPCV tenía dos elementos fundamentalmente: Responsabilizar de todo a Francisco Camps y, por otro lado, exculpar a Madrid. Evitar que la caza mayor, la corrupción en las cuentas, pueda llegar a Mariano Rajoy. También exculpó a su ex novia acusada en el proceso.

Camps rechaza absolutamente todo. Ayer compareció ante los medios de comunicación como una víctima. En teoría -en teoría- no puede ser imputado en la tercera pieza de la trama Gürtel. Acudirá el día 7 a la Audiencia Nacional como testigo de otro acusado, Vicente Rambla, quien apuntó a Costa como "el embudo" por donde pasaba las decisiones.

La decisión del PPCV de Isabel Bonig, pese a la división interna, está siendo clara: Se pondrá de perfil en la decisión de la oposición para apartar a Camps del Consell Jurídic Consultiu y también del PP.

Por si había alguna duda, ayer se trasladó -como adelantó ESdiarioCV- que se ha iniciado un expediente contra el ex jefe de la Generalitat tras ser imputado en una de las piezas del caso de la Fórmula 1.

Un procedimiento que es "automático" siguiendo  la línea de tolerancia o que en su día implantó el ahora senador Alberto Fabra, pero que, casualidades de la vida, no se había activado hasta el inicio del juicio por la corrupción que afecta al PPCV. El  expediente de investigación se abrió sin esperar a que el juzgado contestara el recurso de Camps sobre Valmor.

Rajoy y Bonig no hablan

¿Qué es lo que opina la dirección nacional del partido, Génova 13 y Rajoy? ¿Qué es lo que piensa hacer a partir de ahora? En Madrid existía tranquilidad el fin de semana. Como si se supiese en qué términos iban a producirse las dos horas de testimonio de Costa, hermano de un ex ministro.

Tan contundente fue Ricardo Costa para culpar a Camps como para exculpar a la dirección nacional y así truncar el siguiente paso contemplado por el resto de partidos políticos para apuntar a Rajoy en toda esta trama. Costa mantuvo ante el juez que informó al tesorero Luis Bárcenas de la financiación de dinero negro y que éste le dijo que eso era del todo ilegal y que el PP no actuaba así en ninguna parte. Pese al cordón sanitario, la pregunta en cualquier caso es de manual ¿Por qué no lo denunció Bárcenas? ¿Conocían más miembros de la dirección nacional el testimonio de cómo se actuaba en Valencia?

Con todo, las manifestaciones de los dirigentes incluso del Gobierno son muy cautas. El ministro de Justicia mantuvo que las acusaciones de Costa responden a una estrategia de defensa para intentar minimizar las penas de cárcel. Lo mismo dijo Rafael Catalá tras la declaración de Alvaro Pérez 'El Bigotes' quien acusó a Camps de ser el que ordenó y creó el sistema de pago en B.

En todo este cataclismo, Rajoy y Bonig no se han cruzado palabra. Ni una llamada telefónica de aliento. Es evidente que Génova trata con gran frialdad a la líder valenciana. En la noche del martes, tras la bronca en el grupo en Les Corts Valencianes, empezó a circular la intoxicación de que Bonig hacía amago de dimitir. Casualidades o no, el entorno más directo del presidente Rajoy en el partido está realizando estos días consultas a notables. Se quiere saber la opinión que tienen sobre Bonig y su mano derecha, Eva Ortiz, en todo este proceso y, al mismo tiempo, sobre las listas electorales de 2019, autonómicas y municipales. Además se han interesado sobre la posibilidad de que otras causas pendientes en los juzgados puedan o no afectar a determinados dirigentes.

Hoy por hoy, Bonig será la candidata la Generalitat pero es evidente que existe movimiento a alto nivel y en el que participan varios ex. "El 'plan A' pasa por Bonig,", sentenció anoche a ESdiarioCV un cargo del PP, quien no obstante resaltó que hay que tener preparado "un 'plan B' ante cualquier eventualidad". Desde el Botànic deslizan que lo habrá. 

En un terreno  político tan pantanoso, Génova se resiste a dar los cabezas de lista, pese a la presión que se lleva  ejerciendo desde septiembre por cargos valencianos. Se supone que en la convención que se hará el próximo marzo en Andalucía se darán a conocer al menos los de las grandes capitales. 

Los populares consideran que cuanto más tarde se hagan públicos los alcaldables, fundamentalmente de Alicante y Valencia, menos posibilidades hay para recuperar la iniciativa y tal vez el poder. En el caso de Alicante, con un alcalde socialista investigado doblemente, se ve factible la victoria. En Valencia, la encuestas barajadas no son negativas, aunque el crecimiento de Ciudadanos es notable.