| 24 de Mayo de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Trabajador de Ford Almussafes
Trabajador de Ford Almussafes

Ultimátum de Ford: bajar los salarios, aumentar jornadas... o cierre en Valencia

La multinacional estadounidense pide "responsabilidad" a todos sus trabajadores de Almussafes y amenaza con el cierre inminente de la factoría valenciana

| Jonathan Martínez Edición Valencia

La multinacional estadounidense Ford quiere garantizar la viabilidad de la planta ubicada en Almussafes (Valencia) a costa de mayor precariedad para sus trabajadores. Esta ha sido la propuesta que ha trasladado a los sindicatos en la reunión de la comisión negociadora -la novena- sobre el nuevo acuerdo por la electrificación, que permitiría la llegada de modelos eléctricos a la factoría valenciana para despejar a corto plazo las amenazas de un posible cierre.

Pero las condiciones ‘sine qua non’ impuestas por la dirección de Ford Almussafes no convencen a nadie. Especialmente a los trabajadores, ya que son ellos mismos los que deberán sacrificar parte de sus derechos laborales: reducción de sueldos, recorte de vacaciones y aumento de la jornada. 

La empresa justifica este ‘atropello’ con la urgencia de obtener una ventaja competitiva frente a la planta alemana de Saarlouis para quedarse con alguno de los dos modelos eléctricos que todavía están pendientes de asignar y que, previsiblemente, se resolverá en el primer semestre del año. El objetivo de Ford es que para 2030 todas sus ventas europeas sean de coches eléctricos pese a que Almussafes todavía no trabaja con ningún modelo de este tipo. 

Por ello, la empresa ha pedido a través de una circular interna “responsabilidad” a sus trabajadores con el ultimátum de poder cerrar la fábrica. Una postura que no comparten los sindicatos, quienes recriminan a la mercantil cargar a espaldas de sus empleados los intereses empresariales. “Pasarle la pelota a los trabajadores que tanto sacrificio realizan día a día y tantas alegrías le han dado a la empresa en forma de beneficios, pidiéndoles responsabilidad y hacerle caer en sus hombros el futuro de Ford Almussafes no nos parece la mejor forma de empatizar con ellos”, lamenta en un comunicado el sindicatos STM-Intersindical.

En la misma línea, UGT ha avanzado que rechazará las propuestas de reducciones salariales y relativas al IPC y ha iniciado un periodo de consulta para validar esta decisión, a la vez que muestra su "disposición a negociar cuestiones de flexibilidad que puedan valer para resolver este problema, optando así, en las mejores condiciones posibles, a la electrificación de Almussafes". 

UGT reconoce que "la situación es más que delicada, ya que los modelos a adjudicar no garantizarán carga de trabajo suficiente para las dos fábricas que optan a poder producir los vehículos". Ante tal tesitura, insisten en la necesidad de mostrar decisión y acierto sobre este asunto porque “después no habrá margen de error”. "Hablamos de la superviviencia de una fábrica, con todo lo que ello conlleva", sentencia. 

ERTE a 4.700 empleados

A todo ello se le suma el ERTE pactado esta misma semana de 15 días laborales durante el primer trimestre del año, que afectará a más de 4.700 empleados de las plantas de vehículos y excluye a cerca de 1.000 trabajadores de motores.

En concreto, los días de parada que contempla el nuevo ERTE serán tres días en enero (24, 28 y 31); seis en febrero (4, 7, 11, 14, 21 y 25), y otros seis en marzo (4, 14, 15, 16, 27 y 31). Además, las condiciones continúan siendo "las mismas que las anteriores".

La empresa ha planteado esta medida por causas productivas derivadas de la falta de chips semiconductores y la inestabilidad producida en relación a los componentes en el sector del automóvil, que viene afectando a la planta desde hace casi dos años.

La factoría valenciana tenía en vigor otro ERTE desde el pasado 30 de septiembre hasta finales de 2021. En la comisión negociadora celebrada antes de Navidad se anunció el nuevo expediente temporal y se aprobó el calendario laboral de 2022, mientras la empresa volvió a mostrar su intención de revisar los salarios a la baja.

El ERTE afectará a 4.764 trabajadores, correspondientes a las plantas de fabricación de vehículos y departamentos auxiliares, y se aplicará hasta el 31 de marzo. Las condiciones acordadas son el 80 % de salario real diario y el 100 % de las pagas extraordinarias, de la gratificación especial, de las vacaciones y del complemento de antigüedad.